Nuevos rumbos en la perforación rotativa direccional

25

Los sistemas rotativos direccionales, desarrollados inicialmente para perforar pozos de alcance extendido, también resultan efectivos en costos en aplicaciones de perforación convencional, ya que permiten reducir el tiempo de perforación en forma considerable. Los avances realizados tanto en la tasa de penetración como en la confiabilidad de estas herramientas han impulsado su difusión en el mundo entero.

Existen ciertas situaciones que requieren el uso de tecnología de perforación de avanzada. La geología local puede determinar una trayectoria complicada para un pozo, tal como perforar alrededor de domos salinos o láminas de sal. Se podría incrementar el drenaje o la producción del yacimiento desde un pozo en particular, si el mismo penetrara varios bloques de fallas o se construyera en forma horizontal para interceptar fracturas o maximizar la superficie del hueco que se encuentra dentro del yacimiento. Un pozo con múltiples tramos laterales, por lo general, drena varios compartimientos del yacimiento. En los campos maduros, los compartimientos pequeños también pueden ser producidos en forma económica si los pozos direccionales se encuentran ubicados de manera adecuada.

Los operadores perforan pozos de alcance extendido para llegar a los yacimientos que no se pueden explotar de otra manera sin incurrir en costos o riesgos ambientales inaceptables. La perforación de varios pozos desde una locación de superficie ha sido la práctica habitual en las áreas marinas durante muchos años y, hoy en día, es común en zonas terrestres restringidas, por ejemplo en las selvas tropicales, como medida de protección del medio ambiente. También existen casos en los cuales el operador desea perforar un hoyo vertical y utiliza un sistema direccional para mantener la trayectoria vertical del hueco.

En ciertas situaciones de emergencia, la tecnología de perforación direccional resulta esencial, para construir pozos de alivio cuando se produce un descontrol. En situaciones menos peligrosas, como las desviaciones alrededor de una obstrucción en el hueco, también resultan de utilidad por su capacidad para controlar la trayectoria del hueco. En el campo de la comercialización y distribución de los hidrocarburos, la perforación direccional se utiliza para construir huecos para la instalación de oleoductos y gasoductos sin afectar el medio ambiente.

Al igual que en otras operaciones de perforación, en la perforación direccional también existe la necesidad de obtener un rendimiento que resulte efectivo en costos. De acuerdo con los informes de las compañías dedicadas a la exploración y producción, los gastos de perforación representan alrededor del 40% de los costos de descubrimiento y desarrollo. En áreas marinas, la reducción de un día de operación del equipo de perforación puede significar un ahorro de $100.000 o incluso más, y un día de adelanto en la puesta en producción de un pozo puede generar ganancias similares.

Resulta evidente, que sin la tecnología de avanzada de la perforación direccional, no sería físicamente posible perforar un pozo determinado, ya que el mismo sería perforado en una locación poco adecuada o resultaría más costoso o más riesgoso. Los sistemas rotativos direccionales permiten planificar geometrías de pozos complejas, incluyendo pozos horizontales y de alcance extendido. Posibilitan la rotación continua de la columna de perforación mientras se dirige la trayectoria del pozo, con lo cual se elimina el problemático modo de deslizamiento, propio de los motores direccionales convencionales.

En este artículo se examina el desarrollo de la tecnología de la perforación direccional, se explican cuántas nuevas herramientas rotativas direccionales operan y se presentan ejemplos para demostrar cómo estos nuevos sistemas permiten resolver problemas y reducir los gastos en el campo petrolero.

Fig. 1. Inclinaciones direccionales. Existen obstrucciones en la superficie o anomalías geológicas del subsuelo que podrían impedir la perforación de un hueco vertical. En estos casos, para optimizar el drenaje del yacimiento se puede perforar un hoyo inclinado. En una emergencia, como en el caso de un descontrol, un pozo direccional de alivio reduce la presión del subsuelo de una manera controlada.

Referencia:

http://www.slb.com/media/services/resources/oilfieldreview/spanish00/sum00/p20_31.pdf