Casi la mitad de la energía eléctrica de Uruguay proviene del viento

568

La consolidación de la generación eólica en la matriz energética uruguaya ya no es ninguna novedad. A medida que la puesta en marcha de los últimos molinos de viento llega a su fin, su peso en la composición de la generación eléctrica refuerza su protagonismo. Según los datos que publicó UTE, en el acumulado del 1° al 12 de abril los parques eólicos fueron responsables del 46,5% de la generación eléctrica de Uruguay, relegando al segundo lugar a las represas con una participación del 43,3%. Un escalón más abajo quedó la generación con biomasa (8,6%), luego la fotovoltaica (1,5%), y apenas con un imperceptible 0,01% la generación térmica. La foto de los primeros 12 días de abril de este año dista bastante de la de igual mes del año pasado cuando el 66,7% de la energía era hidroeléctrica y el 27,9% eólica.

Según la información que el ente energético publica diariamente en su página web, el máximo histórico de potencia eólica se dio el pasado 1° de abril a la hora 23 con 1.130 megawatts (mW). Ese mismo día se batió un máximo de generación con esa fuente con 23.047 mW/hora. En esa jornada las granjas eólicas -que están desplegadas en la mayoría de los departamentos- alcanzaron una participación en el total de la generación energética de Uruguay del 86,8%. Actualmente están operativas en todo el país 34 granjas eólicas con una potencia autorizada de generación por 1.218 mW.

En una mirada de más largo plazo -que abarca el arranque del 2017 hasta el pasado 12 de abril-, la generación eólica pasó de una participación del 22% en 2016 a 30% este año; la hidráulica (represas) bajó del 66,5% al 58,6%; la biomasa subió del 7,4% al 8,1%; la fotovoltaica trepó del 1,2% al 1,5%, y la térmica descendió del 2,7% del año pasado a 1,5% en 2017.

Sindicato sugiere bajar IVA a tarifa

En el marco del encuentro internacional de trabajadores de la energía que se realizará entre el próximo martes y jueves en Montevideo, la Agrupación de Funcionarios de UTE (AUTE) insistirá ante las autoridades del gobierno en las necesidad de bajar las tarifas de la energía eléctrica a los clientes residenciales.

En declaraciones a Informe Nacional de radio Uruguay el presidente de AUTE, Gabriel Soto, dijo que la tarifa de un servicio básico y esencial para los hogares no debería ser gravada con impuesto al consumo como el IVA. “La tarifa eléctrica en nuestro país, más allá si es cara o barata, es una de las más injustas. Hoy la población está pagando una tarifa al doble de precio que el que pagan los grandes consumidores. Es decir, hay un subsidio de los consumidores residenciales hacia los grandes consumidores”, cuestionó.

El sindicato de AUTE está trabajando en una propuesta en conjunto con el Instituto Cuesta Duarte del PIT-CNT para sugerir al Poder Ejecutivo una “rebaja gradual” de la tarifa para los hogares por medio de una reducción del IVA.

Según el informe mensual de marzo que publicó la consultora SEG Ingeniería, Uruguay tiene la energía residencial más cara de la región con una tarifa de US$ 291 por mW/h, lejos de los US$ 210 de Brasil, los US$ 202 de Chile, o de los US$ 92 por mW/h que pagan los consumidores residenciales en Argentina. Por otro lado, AUTE expresará en el encuentro internacional de trabajadores de la energía su disconformidad con la gestión del modelo que escogió el gobierno para el cambio de la matriz energética a través de un “proceso de privatización enorme”, cuestionó Soto. En las charlas-debates participarán del encuentro participarán trabajadores del sector eléctrico de Colombia, Puerto Rico, Paraguay, Brasil, Chile, Argentina, Cuba y Uruguay.