Capacidad actual de refinación y su incidencia en los precios del petróleo

87

Estimada en unos 87 millones de barriles por día a máxima capacidad no se preveé en el corto plazo un incremento de la misma ya que las inversiones necesarias para construir nuevas refinerías son mil millonarias y los grandes paises industrializados no están dispuestos a invertir en esto, habiendo dejado el peso de la nueva inversión en paises miembros de la OPEP o en paises como China o India que aspira con la construcción de nuevas refinerías asegurar su consumo de futuro. Solamente a nivel regional en Latinoamérica es que se observa el mayor interés, impulsando modernizaciones a refinerías existentes, mayormente de propiedad de las estatales de petróleo, para poder procesar nuevos tipos de crudos y ampliar la capacidad existente.

Por otro lado vemos que hasta el año 2006 el consumo de petróleo a nivel mundial a aumentado en un 16% y la capacidad de refinación únicamente en un 10% y tomando en consideración la disminución en la calidad del crudo producido actualmente, la capacidad de refinación se limita aún más. Este desbalance es aún peor en Latinoamérica y el Caribe donde la región tiene cerca al 8,7% de la capacidad de refinación mundial y consume aproximadamente entre un 8% a 9% de la demanda mundial de productos refinados, habiendo hasta el 2006 un crecimiento en la demanda del consumo de un 14% mientras que el crecimiento de la capacidad instalada de refinación sólo ha sido de un 7,5% es decir casi la mitad del consumo. Todos los paises de la región, sea productores o no productores, exportadores o no de petróleo son importadores de productos refinados en los cuales invierten un gran volumen de sus recursos anuales.

Ya es un hecho notorio que con la capacidad de refinación mundial al tope, unido por supuesto a otros factores como el incremento en el consumo de Estados Unidos y China, la invasión a Irak, la crisis en Nigeria, la incertidumbre política en Latinoamérica y que el incremento en la capacidad de producción de crudo a nivel mundial está bastante limitada, el costo en el precio del petróleo es de esperar que seguirá aumentando. La capacidad de refinación tiene problemas colaterales que inciden aún más en su merma como son la rentabilidad en si misma ligada a las regulaciones de medio ambiente que limitan la cantidad de productos finales.

La necesidad de bajar los precios del petróleo, la de procesar crudos pesados con alto contenido sulfuroso que les es muy difícil a refinerías de hace 20 o 30 años, y la de mejorar los procesos de refinación están llevando indefectiblemente a la necesidad de construir rápidamente refinerías nuevas. Y tendrá que ser asumido también por los paises industrializados porque en opinión de la mayoría de los analistas, la saturación de las capacidades de refinar a lo largo del mundo, que se acompaña de la falta en el mercado de productos como la gasolina, el combustible de calefacción y el diesel, repercuten sobre el aumento de los precios.