Futuro, Industria Petrolera y Responsabilidad Social. (IIParte)

61
GAS

En lo que se refiere a gas el crecimiento de la demanda mundial sumado a las reservas probadas y probables que tiene nuestro país, nos permiten visualizar el desarrollo de una nueva industria nacional, en la cual, así como el petróleo, Venezuela sea un productor importante y confiable para el mercado nacional y el mundial.

Una nueva industria que puede ser un factor determinante de desarrollo no solo por su demanda de bienes y servicios nacionales, sino por su capacidad multiplicadora aguas abajo en empresas de mayor valor agregado en las áreas de petroquímica, fertilizantes y plásticos, entre otras. No se trata de sustituir a Venezuela como suplidor seguro y confiable de petróleo. Se trata de hacer también de Venezuela un país suplidor seguro y confiable de gas.

En este mundo sediento de la energía que requiere para su desarrollo, un país como el nuestro, con uno de los mayores volúmenes de reservas del mundo, es sin lugar a dudas un país lleno de oportunidades que deben aprovecharse inteligentemente para un desarrollo integral que beneficie a todos sus ciudadanos.

LA SIEMBRA DEL PETROLEO.

Los planes de desarrollo de petróleo y gas de los próximos años bien conducidos, ofrecen un país la mejor opción para propiciar un proceso de crecimiento sostenido, que genere, en el corto plazo, empleo productivo y bien remunerado con un impacto social positivo, inmediato y evidente, hacia los sectores mas necesitados de nuestra población.

En este proceso, sin lugar a dudas, apuntalara el desarrollo de muchos de los otros sectores del país, permitiendo conformar un verdadero tejido nacional de cadenas productivas con una alta participación de empresas venezolanas de diversa índole, tamaño y ubicación.

Es precisamente toda esa situación de un futuro previsto: con un crecimiento sostenido por muchos años de la demanda de hidrocarburos a nivel mundial; la certeza de nuestras abundantes reservas económicamente producibles; una disminución drástica en el numero de exportadores netos en el futuro próximo; y unos precios mas altos que en el pasado, aun dentro de sus fluctuaciones de mercado, nos presentan una base cierta y optimista sobre la cual planificar y desarrollar el país; y es entonces dentro de este contexto mundial, sumado a las realidades de nuestro país, de donde debemos partir en la creación de una visión estratégica compartida de la “siembra petrolera”.

BARRILES. Revista Bimestral de la Camara Petrolera de Venezuela, Año 20. N098