Análisis de porosidad en rocas silisiclástica y carbonática

350

La porosidad es el porcentaje del volumen de los espacios poroso de la roca, ya sea que los poros estén conectados o no (porosidad absoluta). La porosidad efectiva es la medida de los espacios vacíos que están interconectados, y la porosidad no efectiva es la medida de los espacio vacíos no interconectado. Todos estos conceptos son con respecto al volumen total de la roca.

Las rocas sedimentarias son las que generalmente presentan porosidad, entre algunas de ellas se encuentran las silisiclástica y las carbonáticas cuyas porosidades son características y bien diferenciada entre si.

Las rocas carbonáticas, son rocas formadas mayoritariamente por carbonatos, cálcico (calcita en las calizas) o cálcico-magnésico (dolomita en las dolomías). De ellas, solo las calizas tienen un auténtico origen sedimentario, pues las dolomías se forman por procesos posteriores al depósito. Las rocas carbonáticas son capaces de albergar concentraciones de minerales metálicos, e incluso agua y otros fluidos (petróleo y gas).

Es también interesante el comportamiento de estas rocas frente a los fluidos: las calizas suelen presentar escasa porosidad primaria, es decir, debido a la disposición original de sus elementos texturales, por lo que las calizas sanas y no fracturadas suelen tener escasa capacidad de almacenamiento de fluidos. Sin embargo, en determinadas condiciones (a bajas presiones y temperaturas) pueden responder a la deformación tectónica fracturándose, lo que les confiere una cierta porosidad secundaria.

El sistema poroso en las rocas carbonáticas difiere marcadamente del de las areniscas. La definición de arenisca es la de una roca clástica, litificada, constituida de granos de dimensión arenosa de cualquier origen y composición. Entre las areniscas se encuentra las rocas silisiclásticas.

Los siliciclástos componen las rocas silisiclásticas formadas por los clastos de cuarzo, los feldespatos monominerales, los cuarzos y feldespatos faneríticos, los fragmentos de roca de grano fino no carbonáticos y los clastos afaníticos de composición silícea, micácea, clorítica y ferromagnesiana. Todos ellos pueden provenir de cualquier tipo de roca, ya sea, ígnea, metamórfica o sedimentaria.

En el caso de las rocas silisiclásticas la porosidad primaria es la que la caracteriza, porque a pesar de que sus modificaciones son debido principalmente a la unión de los granos por compactación, contacto con soluciones a la redepositación y a la cementación (procesos de la porosidad secundaria), esto solo produce como consecuencia que en vez de lograr un aumento de los espacios vacíos, ocurre una disminución de los poros.

Todas las rocas sedimentarias se caracterizan por tener porosidad que puede ser de naturaleza primario y secundario, las rocas carbonáticas poseen por lo general una mayor cantidad de espacio vacío debido a la porosidad de naturaleza secundaria en cambio las rocas silisiclástica su porosidad es sobre todo debido a la porosidad de naturaleza primaria.