Pozo HPHT

156

Verificación y calificación de las tecnologías

Un parámetro vital de los pozos HPHT es el tiempo durante el cual las herramientas, materiales y productos químicos deben tolerar el ambiente hostil. Es por ello que se hacen estas evaluaciones de laboratorio, en donde se incluyen tres categorías principales: fluidos, dispositivos mecánicos y componentes electrónicos.

– El protocolo de pruebas para los fluidos, es a menudo complejo e implica evaluaciones de la reología, la filtración, la corrosión y las propiedades mecánicas

– Los dispositivos mecánicos incluyen sellos, filtros y empacadores, además de piezas rotativas y alternativas, tales como ejes, pistones, válvulas y bombas. Aparte de la exposición a condiciones HPHT, la prueba de calificación incluye el contacto con peligros tales como los impactos mecánicos y la presencia de ácido sulfhídrico [H2S], dióxido de carbono [CO2] y fluidos erosivos cargados de partículas.

– Los componentes electrónicos y los sensores, son particularmente vulnerables a las altas temperaturas. El desafío clave es la estabilidad de los materiales plásticos o compuestos que proveen a los componentes electrónicos modernos integridad estructural y aislamiento. los ingenieros especialistas en equipos para campos petroleros deben determinar el límite del tiempo operacional de los componentes electrónicos existentes, bajo condiciones de fondo de pozo simuladas.

Durante la perforación de pozos HPHT, los ingenieros frecuentemente encuentran formaciones sobre-presionadas, zonas débiles y lutitas reactivas. Además, los pozos son a menudo de diámetro reducido y altamente desviados. Para mantener el control del pozo, la presión hidrostática del fluido de perforación debe ser suficientemente alta como para resistir la presión de poro de la formación, pero suficientemente baja como para evitar el fracturamiento de la formación y la pérdida de circulación. En consecuencia, el rango aceptado de densidad del fluido suele ser pequeño, requiriendo un control cuidadoso de la circulación del fluido con el fin de evitar oleadas de presión que excedan las presiones de fractura de la formación. Para prevenir el daño de la formación o el colapso del pozo, los fluidos de perforación deben inhibir el hinchamiento de las arcillosas. El fluido de perforación debe ser además químicamente estable y no corrosivo bajo condiciones HPHT.

Operaciones de estimulación y producción de yacimientos

Las operaciones de estimulación de yacimientos comprenden dos técnicas principales: la acidificación de la matriz y el fracturamiento hidráulico. Ambos procedimientos sortean el daño de la formación, incurrido durante las operaciones de perforación, cementación y disparos, y además proveen una conexión mejorada entre la roca de formación y el pozo. La meta es incrementar la producción de hidrocarburos hasta alcanzar niveles que excedan con creces los que serían posibles bajo condiciones de flujo natural.

Referencia: Oilfield Review Winter 2008 in Spanish. Volumen 20, número 3.

Angel Da Silva
Fundador de la Comunidad Petrolera. Asesor petrolero, instructor de programas de formación, emprendedor, apasionado por la tecnología, ingeniero de petróleo, MBA y Máster en Banca, Mercados Financieros y Gestión de Patrimonios.