Acuífero

320

Un acuífero es una formación geológica subterránea compuesta de grava, arena o roca porosa, capaz de almacenar y rendir agua. Las condiciones geológicas e hidrológicas determinan su tipo y funcionamiento. Por ejemplo, se espera que mientras mayor sea la porosidad de las rocas (variante entre 5 y 20 por ciento), según el tipo de roca, más agua produzca el acuífero.

Hay dos tipos de acuíferos: los confinados y los no confinados.

En el acuífero confinado, el agua está atrapada entre los estratos impermeables de la roca o entre rendijas de la formación rocosa. Dicha agua podría encontrarse almacenada a presión, y a esta presión se le llamaría artesana. Si se perfora un pozo en un acuífero confinado, el nivel del agua en el pozo aumenta en proporción a la presión artesiana, y fluye naturalmente sin necesidad de utilizar una bomba. Tanto a este pozo como a su acuífero se le llaman también artesianos. Los acuíferos artesianos profundos pueden tener un espesor de hasta 3,000 pies (914 metros), y pueden rendir hasta 1.000 galones de agua por minuto.

En un acuífero no confinado, en cambio, el agua no está almacenada a presión por no estar encapsulada en la roca. Si se hincara un pozo en él, el agua se tendría que bombear a la superficie.

Tipos de acuíferos
Desde el punto de vista de su conformación se pueden distinguir los acuíferos libres y los acuíferos confinados.

En la figura se ilustran los dos tipos de acuíferos:
– Río o lago (a), en este caso es la fuente de recarga de ambos acuíferos.
– Suelo poroso no saturado (b).
– Suelo poroso saturado (c), en el cual existe una camada de terreno impermeable (d), formado, por ejemplo por arcilla, este estrato impermeable confina el acuífero a cotas inferiores.
– Suelo impermeable (d).
– Acuífero no confinado (e).
– Manantial (f).
– Pozo que capta agua del acuífero no confinado (g).
– Pozo que alcanza el acuífero confinado, frecuentemente el agua brota como en un surtidor o fuente, llamado pozo artesiano (h).