Exploración y explotación de yacimientos de gas natural

3648
  1. Exploración: Las técnicas y los conocimientos aplicados a la exploración de hidrocarburos van dirigidas a precisar si las características geológicas de las rocas brindan posibilidades de acumulación de hidrocarburos en volúmenes aptos para la comercialización, es ahí cuando los estudios de geología de superficie consolidado por estudios gravimétricos, sísmicos, magnéticos, en escala local o regional; forman parte en la búsqueda de yacimientos aptos para su explotación.
  2. Perforación: En el acto de perforación de un yacimiento gasífero se utiliza la misma metodología aplicada para un yacimiento petrolífero, el cual consiste en penetrar las capas terrestre, utilizando un conjunto de tuberías donde está integrada la mecha que se va disminuyendo de diámetro a medida que cambian los estratos y aumenta la profundidad de perforación, su respectivo portamechas, tuberías de circulación de fluidos de perforación el cual ayuda a extraer el ripio del fondo del hoyo, lubrica la tubería, baja la temperatura de las mismas, a medida que se progresa en la perforación se cementa el hoyo utilizando un revestidor respectivo que evita un posible desplome del hoyo de perforación.

    Debido a la poca densidad del gas se presenta por lo general que éste se mezcla con el fluido de perforación reduciendo la densidad del fluido lo cual hace más delicado el proceso de excavación, lo que genera una toma de medidas de cuidado.

    Respecto a la terminación del pozo no hay diferencia respecto a la terminación de un pozo en un yacimiento de petróleo, aunque se podría tomar en cuenta que si el único fluido del yacimiento es gas no es necesario revestir el pozo, ya que este no es corrosivo, pero en el caso de que se encuentre algún fluido corrosivo en el yacimiento como el agua, si se debe considerar revestir el pozo.

  3. Explotación: La explotación de yacimientos de gas implica la perforación de pozos y la producción de gas.

    Debido a las características del gas, los pozos perforados en un yacimiento de gas pueden estar espaciados a una distancia de 1800m a diferencia de los pozos en un yacimiento de petróleo, los cuales generalmente se encuentran espaciados entre 90m y 600m.

    Cuando se trata del inicio de la explotación de un yacimiento de gas es indispensable estimar por un lado, la cantidad de gas inicial en el yacimiento, también llamado gas original en sitio (GOES).

    Y por otro lado, las reservas de gas que se encuentran en el yacimiento, es decir la cantidad de gas que posee alta probabilidad (90%) de ser recuperados.