Experto prevé auspicioso futuro para la industria petrolera argentina y llama a cuidar a YPF

1935

 

Son diversas las razones de por qué los analistas mantienen su optimismo con respecto al sector energético de la Argentina, el que vislumbran auspicioso en los próximos cinco años.

Según Germán Fermo, director de MacroFinance, una parte sustancial de los dólares que genera el sector agroexportador se están yendo vía importaciones de energía y otra parte también importante, en pagos de deuda y cupón PBI. La situación energética comenzó a empeorar desde 2006, y significó un balance neto negativo del sector por primera vez en octubre del 2011.

La Argentina está envuelta un peligroso sándwich de commodities en donde no sólo la soja no debería bajar sino que ahora también el petróleo no debería subir, dado que el crudo arroja una nueva y desconocida vulnerabilidad externa del país que llevará años en corregirse y es aquí donde está la oportunidad. Argentina no está acostumbrada a la escasez de materias primas.

En este último tiempo, por primera vez enfrentamos un cambio estructural en cuanto a la forma de hacernos de dólares: una nueva ecuación en la relación soja (commoditie alimenticio), petróleo (materia prima vinculada al sector energético) y las reservas del Banco Central. Antes bastaba con un precio de la soja lo suficientemente alto como para nutrir de dólares a la economía. Sin embargo, actualmente enfrentamos un cambio muy importante derivado del déficit energético: ya no es suficiente con que la soja suba, porque si ese incremento se generaliza a todos los commodities y afecta al petróleo, es un tema de “betas” y podemos terminar aún en terreno negativo. En la actualidad, la Argentina se encuentra largos en soja/cortos en petróleo.

¿Si las acciones de YPF llegaron a US$54 en 2011, si hace ocho años atrás estuvieron por encima de 69, hasta dónde pueden llegar sus papeles en caso de destrabarse las inversiones extranjeras y el mercado comienza a pricear el flujo de fondos de Vaca Muerta?

Volvemos a atar nuestros destinos a los de la economía global. Por ahora, los Estados Unidos está siendo gobernado por el Partido Demócrata, que han probado ser muy dovish (tasas colapsadas), creando un ambiente muy propicio para una soja en franco ascenso y además sin ninguna actitud bélica relevante que le ha puesto un techo al petróleo. Si los Republicanos vuelven al gobierno en un futuro cercano, cuidado porque suelen ser más halcones (tasas altas) y por lo general suelen poner al petróleo de punta (ante potenciales conflictos bélicos). ¿Será posible de cara al mediano plazo imaginarse a una soja en retroceso relativo al petróleo?: concretamente, es una posibilidad que nos obliga a dedicar durante la próxima década a resolver el déficit energético actual y en esa solución YPF es la joya a cuidar.

Por eso, desde julio 2013 que no me pongo triste ni pesimista, declaró el analista, no estoy crítico y sin respuestas, no espero una crisis estilo 2001 sino todo al contrario; me pongo muy optimista respecto al sector energético argentino y mucho más aun, después de la excelente noticia respecto al acuerdo con Repsol que seguramente le abrirá las puertas de significativa inversión extranjera en Vaca Muerta a YPF, con la potencialidad de convertirla en un jugador clave en el mundo del petróleo internacional a un par de años vista.

La Argentina deberá resolver este problema, a diferencia de otras cuestiones este es un problema que merece especial atención de cualquier gobierno durante los próximos diez años. La perla a cuidar es el sector energético. La economía ha comenzado a definir cuestiones políticas en la Argentina y el sector energético deberá ser una prioridad de Estado por una sencilla razón: no se puede poner cepo al consumo de energía.

Fuente América Economía

 

Tagged:
La Comunidad Petrolera
About the Author

Todas las noticias del mundo del petróleo y la energía en español en un solo lugar.

Deja un comentario