“Es un deber aumentar el precio de la gasolina”: economista Mazhar Al-Shereidah

Economista, asesor del BCV y experto en el tema petrolero, Mazhar Al-Shereidah

Aumentar el precio del combustible es una medida impostergable en Venezuela. Así lo considera el economista, asesor del BCV y experto en el tema petrolero, Mazhar Al-Shereidah. El funcionario considera que “tiene que darse un gran debate sobre el tema (…) debe dejarse ya a un lado el trauma que nos dejó el conocido ‘Caracazo’ (…) no sé como Pdvsa ha podido resistir ese sacrificio”.

Al-Shereidah, durante una entrevista con PANORAMA y a propósito de la presentación de su libro La financiarización y convencionalización en el precio del petróleo, ofreció sus impresiones sobre el mercado, la actual política energética del Gobierno nacional y el papel de la Opep en el ámbito mundial.

—Este año se ha hablado mucho de un eventual aumento en el precio de la gasolina nacional. ¿Comparte esa posición?
—No sólo estoy de acuerdo sino también creo que es un deber nacional aumentar el precio de la gasolina. En la medida que aumentes el precio el uso de esta energía está se racionaliza. La gasolina de Venezuela es la más barata del mundo, no debe seguir derrochándose de esa manera no solo acá sino en cualquier parte del mundo. No soy el más indicado para determinar hasta que punto debería incrementarse (su valor), eso se lo dejamos en manos de las autoridades del Estado.

—Hoy se está hablando mucho de realizar un gran debate. Otros sectores señalan que el alza tendrá un fuerte impacto en la calidad de vida del venezolano.
—Tiene que darse un gran debate sobre el impacto que tendría un alza en el precio (…) debe dejarse ya a un lado el trauma que nos dejó el conocido ‘Caracazo’, de un supuesto estallido social. Hay que sincerar el precio del recurso, manejarlo con mano de hierro, con explicaciones y análisis, usar los medios de comunicación para que el mensaje llegue a la población. Los ciudadanos están conscientes que el incremento es una necesidad (…) llenas un tanque de gasolina con tres bolívares, pero cancelas seis (bolívares) por una botellita de agua mineral, algo increíble. No es justificable que un incremento en el precio de la gasolina vaya a ser un motivo o disparador para que suban los precios en los productos de consumo masivo, los artículos o que se eleve el costo de vida. La incidencia de la gasolina, en el costo de producción es mínimo, es ínfimo (…) eso se ve en otros países.

—¿Cuál es la visión que se tiene en el extranjero sobre este tema?
Muchos en el extranjero no creen el valor que tiene un litro de gasolina acá en Venezuela. Es que ni en los países del Medio Oriente como Arabia Saudita, Iraq o Emiratos Árabes Unidos el carburante se regala, allá tiene su justo valor. No sé como Pdvsa ha podido resistir este sacrificio para subsidiar el recurso. Creo que ya llegó el momento de dar el paso y sincerar su valor. Hay que analizar la conducta, el alto consumo de los venezolanos, hay que reeducar para cambiar estos patrones, es una macro-tarea que se debe hacer y que puede tener muy buenos resultados.

—Usted es fiel defensor del uso de las fuentes de energía alternativas para no depender tanto del petróleo. ¿Cree que las políticas actuales han dado buenos resultados?
—Venezuela tiene cientos de potencialidades para generar energía y no depender tanto del petróleo. Tenemos el gas natural, claro ahorita no es tan factible porque no se cuentan en grandes cantidades a pesar de las enormes reservas con las que contamos, pero están allí y un día las aprovecharemos al máximo. Acá en el Zulia cuentan con ese maravilloso sol y cuya energía puede ser aprovechada, a través de paneles solares. También tienen una buena experiencia con un parque eólico para aprovechar la fuerza del viento. Se está avanzando en eso y viendo hacia el futuro, cuando estos proyectos eran impensables décadas atrás. Puede haber una ley que los impulse.
En Arabia Saudita, en Emiratos Árabes Unidos hoy en día se están desarrollando macro proyectos para el desarrollo de la energía solar y son países productores de petróleo dentro de la Opep. Hay que cambiar el paradigma de que el petróleo lo resuelve todo.

—¿Cuál cree que será el comportamiento del precio del petróleo este año? Parece que ya finalizó la era de los 120 dólares….
—La estimación es un ejercicio de gran responsabilidad (…) cada vez somos más cautelosos cuando lo hacemos. Como en un circo donde los trapecistas tienen una malla de seguridad por si se caen, así se comporta el mercado petrolero que mantiene un sistema de seguridad que, en este caso, lo ubicó en un precio aproximado de 80 dólares por barril en el rango mínimo, no creo que de baje más de allí. ¿Por cuánto tiempo? es difícil saber si se mantendrá por este año o por los próximos cinco años, nadie tiene la certeza. Preguntarán también ¿cuál será el valor máximo del barril? estimó que tampoco puede pasar de 110 dólares.

—Usted comentaba que las grandes potencias tampoco permitirán que los precios se desplomen porque no les conviene. ¿Se aplica esto en la actualidad?
—Cada vez son más los países que quieren alcanzar su autosuficiencia, con petróleo producido en su mismo territorio y me estoy refiriendo a Estados Unidos, esa es política de estado, de seguridad nacional. En la medida que ellos puedan lograr la autosuficiencia (…) tienen que evitar que el precio del petróleo baje a un nivel inferior al de 80 dólares por barril porque sus costos de producción son enormes. Precios altos les garantizan más recursos para mantener sus planes.
Por eso los dos países dominantes, en especial del norte (Estados Unidos y Canadá) no van a permitir un colapso de precios. Tampoco ellos van a permitir que el barril suba a niveles muy altos. En el caso de Norteamérica aún no ha terminado de superar su crisis energética (…) por eso hemos visto que cada vez que el precio se acerca a los 110 dólares o más, el FMI, la FED y las autoridades de EE UU comienzan a dar señales de alerta en el mercado porque un precio alto puede detener su recuperación económica.

—¿Cómo ve el futuro el papel de la Opep en el mercado petrolero mundial? ¿Seguirá teniendo un papel protagónico?
—La participación de la Opep irá disminuyendo con el paso del tiempo, en materia de suministro del recurso en el mercado mundial. Cada día son más los países que están ingresando en el mercado (…) tenemos a Estados Unidos que se fijó como norte convertirse en uno de los principales exportadores de crudo del mundo, estamos viendo lo que está sucediendo en Brasil con sus nuevas reservas, está la llegada del shale oil, el petróleo de esquisto (…) La Opep irá perdiendo progresivamente participación de aquí al 2025, lo dicen los informes, incluso, el más reciente de BP (British Petroleum), que estimó que va ceder un 10% en la gran torta del mercado petrolero.

—Y en todo este contexto cómo percibe a Venezuela con sus enormes reservas de crudo…
—Sin duda alguna la producción de Venezuela va a incrementarse con los recursos enormes que hay en la Faja del Orinoco y los proyectos que ya está ejecutando con sus socios. Pero, porcentualmente dentro de la Opep no creo que la tajada dentro de la torta de exportación vaya aumentar notablemente, tal vez 1% o 2%, no veo más porque tiene otros competidores (…) Los países ahora son más cuidadosos en el uso de sus reservas petroleras, en sacarles el máximo provecho porque es un recurso no renovable (…) nuestro país sabe con lo que cuenta en la Faja y la importancia que tiene en el mundo. En Venezuela hay que diversificar nuestra economía, hay que dejarle eso a las futuras generaciones (…)

—El gobierno del presidente Nicolás Maduro ha realizado llamados al sector petrolero privado nacional e internacional para trabajar en pro del desarrollo del país. Incluso se creó un Conglomerado. ¿Qué le parece la propuesta?
—Me parece una política acertada, eso es muy necesario, prioritario. Rusia, Vietnam o China le están dando la bienvenida al capital extranjero para desarrollar sus planes petroleros porque no lo pueden hacer todo ellos solos, es algo muy difícil. Acá se necesita de todos para alcanzar las metas, los planes trazados (…)

—¿Cree que las reglas del juego están bastante claras?
—Con el marco legal blindado (Ley de Hidrocarburos) con el cual contamos y las reglas claras que ya están definidas pienso que los países que vienen a invertir acá en el sector saben lo que hacen. Como dije anteriormente, el Estado no lo puede asumir todo. Hay que tener una mente abierta y no cerrarse a la idea de que todo lo privado es negativo. Muchas compañías extranjeras tienen bastante que aportar en la explotación de nuestro petróleo y a la inversa, también nosotros les podemos enseñar a ellos (…) acá se habla de una participación del Estado del 60% como mínimo en los proyectos, pero si se sacrifican unos puntos, tal vez bajar al 57% o 55% no se pondría en riesgo el negocio petrolero (…) porque todavía seguimos ganando.

Aporrera.org

Tagged:
La Comunidad Petrolera
About the Author

Todas las noticias del mundo del petróleo y la energía en español en un solo lugar.

Deja un comentario