Argentina: Campo Durán, con las horas contadas por Gran Chaco

o453

En 2015, el gas llegará a Argentina procesado desde Bolivia. Aún nadie explica con qué recursos operará la refinería salteña. El pasado jueves comenzaron las pruebas en la planta separadora del Gran Chaco, cuya construcción se inició hace dos años a pocos kilómetros de Yacuiba, en el sur de Bolivia. En ese complejo empezarán a extraerse los componentes licuables del gas natural de Tarija antes de enviarlo hacia Campo Durán (Salta).

Roberto Domínguez, director de Técnicas Reunidas, la empresa española que construye la planta, señaló que la entrega definitiva “será entre enero y febrero de 2015”. “Dejaremos de exportar gas rico a la Argentina”, recalcó el viceministro de Industrialización y Comercialización del vecino país, Alvaro Arnez, confirmando una decisión que dejará a la refinería de Campo Durán sin gas para mantener sus sistemas de procesamiento técnica y económicamente operables.

El Tribuno empezó a advertir sobre el preocupante cambio de escenario hace dos años y hasta hoy ningún funcionario ni directivo de la empresa Refinor ha salido a explicar en qué condiciones operativas, con cuánto personal y con qué implicancias para el mercado argentino funcionará en adelante la gran destilería de Aguaray.

Ante los reservados acuerdos que firmó Enarsa y las negociaciones que abrió Yacimientos Petrolíferos Fiscales de Bolivia (YPFB) con diferentes empresas para empezar a exportar el gas licuado de petróleo (GLP) que producirá la mega planta tarijeña, alguien debería también explicar de dónde vendrá el GLP y a qué costos llegará para el bolsillo de la gente y las finanzas del Estado nacional.

El gas que empezará a procesar la planta separadora del Gran Chaco desde febrero de 2015, según anunció el presidente de YPFB, Carlos Villega, sale del campo Margarita, en el bloque Caipipendi, que explota Repsol en el sur de Bolivia. Una gran paradoja, porque la compañía española a la que le fueron expropiadas las acciones de YPF será una de las mayores beneficiadas del nuevo escenario que se avecina con mayor dependencia importadora para Argentina, al menos hasta 2027, cuando expiren los acuerdos de Enarsa con YPFB.

El gas natural está compuesto en 90% por el denominado “gas pobre” o metano, que es el que llega a las casas, usinas e industrias. El 10% restante se corresponde con el “gas rico”, que contiene mayor poder calorífico y permite obtener el GLP o gas envasado (propano y butano), como así también gasolinas (pentano).

La refinería de Campo Durán tiene sus sistemas diseñados para procesar diariamente 22 millones de metros cúbicos de gas y 3.500 metros cúbicos de crudo. El pilar de la destilación de hidrocarburos líquidos en la planta de Aguaray no está en los pozos petroleros, sino en los gasíferos. El 75% de la producción de crudo proviene del condensado asociado a gas que sale de los yacimientos.

Hoy, con los apenas 7,7 millones de metros cúbicos aportados por esos yacimientos, la refinería del norte sostiene sus procesos con el gas natural que se importa desde Bolivia sin separación en origen. En cuatro meses, sin embargo, el gas llegará procesado desde el vecino país y el metano puesto en el país se pagará a altísimo precio.

Hidrocarburos Bolivia

 

Tagged:
La Comunidad Petrolera
About the Author

Todas las noticias del mundo del petróleo y la energía en español en un solo lugar.

Deja un comentario