Las dudas que genera el nuevo zar del petróleo en Brasil

La noticia que muchos esperaban surgió este viernes: Petrobras, la petrolera brasileña en medio de un escándalo de sobornos, tiene nuevo presidente. Pero la elección del banquero Aldemir Bendine para el cargo parece causar cierta desilusión.

Bendine, de 51 años, ocupaba hasta ahora la presidencia del Banco do Brasil —que al igual que Petrobras está bajo control estatal— y es un hombre de confianza de la mandataria brasileña, Dilma Rousseff, quien fue clave en su designación.

Para una compañía como Petrobras, la mayor empresa pública de América Latina, el reemplazo de un patrón desgastado por otro que sabe lidiar con las presiones del gobierno y las expectativas del mercado podría ser algo bien visto por inversores.

Sin embargo, en este caso parece haber ocurrido lo contrario.

Eso es lo que sugiere la caída de casi 7% en las acciones de Petrobras este viernes, tras conocerse el nombramiento de Bendine, confirmado oficialmente por el consejo de Petrobras.

“En cierta forma (el nombramiento) generó una frustración generalizada dentro del propio gobierno, no sólo en sectores del mercado y la oposición”, dijo a BBC Mundo Marco Antonio Teixeira, politólogo y profesor de gestión pública en la Fundación Getulio Vargas, una universidad de elite en São Paulo.

Pero, ¿a qué se debe ese descontento?

Autonomía cuestionada

Los analistas creen que es precisamente la cercanía de Bendine con Rousseff lo que genera parte de las dudas.

Presidenta brasileña, Dilma Rousseff.
Dilma Rousseff: la presidenta brasileña fue clave para el nombramiento del nuevo director de Petrobras.

La interferencia del gobierno en Petrobras es vista desde el sector privado como uno de los problemas que padece la mayor empresa brasileña.

Esta idea se ha reforzado con las denuncias de que Petrobras otorgó a grandes firmas constructoras contratos multimillonarios con sobreprecios que financiaron al gobernante Partido de los Trabajadores (PT) y grupos aliados.

Los investigadores creen que el esquema movilizó cerca de US$800 millones en sobornos y fondos ocultos.

Las denuncias surgieron de delatores, incluido un exdirector de Petrobras, y son investigadas por la justicia. El caso es considerado el mayor escándalo de corrupción en la historia de Brasil.

Con semejante escenario como telón de fondo e inquietud por el elevado endeudamiento de la empresa, las acciones de Petrobras cayeron alrededor de 60% desde septiembre, siempre bajo la presidencia de Graça Foster.

Expresidenta de Petrobras, Graça Foster.
Graça Foster: bajo su gestión al frente de Petrobras, la empresa inició una crisis de la que no consigue salir.

Contra la opinión de muchos incluso del mismo del PT, Rousseff mantenía la confianza en su amiga personal Foster para seguir conduciendo Petrobras, pero eso cambió en los últimos días.

Foster y otros cinco directores renunciaron a sus cargos el miércoles y Rousseff tuvo dos días para elegir el reemplazo.

Teixeira sostuvo que “el mercado esperaba alguien que fuera a conducir el problema de manera más técnica” que Bendine, cuya independencia está bajo cuestión.

“Cuando eliges un nombre que de cierta forma no tiene gran autonomía (y) ocupaba un cargo por indicación del propio gobierno, eso revela que el gobierno optó por alguien (con quien) tiene un vínculo más directo y afinado”, dijo.

La decisión fue criticada por líderes opositores pero defendida por el presidente del PT, Rui Falcão, quien sostuvo que Bendine “es un buen ejecutivo”.

“Todo igual”

La designación de Bendine fue aprobada por la mayoría del consejo de administración de Petrobras, que tiene al Estado brasileño como accionista controlador, pero contó con el rechazo de los accionistas minoritarios.

Placa en la fachada de una sede del Banco do Brasil.

Ivan Souza Monteiro, que era vicepresidente del Banco do Brasil y mano derecha de Bendine, es el nuevo director financiero de la petrolera.

Las dudas sobre Bendine también radican en polémicas recientes que protagonizó.

Medios brasileños recuerdan que, bajo su presidencia, el Banco do Brasil aprobó un préstamo millonario a la empresaria y presentadora Val Marchiori, pese a impedimentos que había para concederlo.

El Ministerio Público Federal (MPF) brasileño informó este viernes indagará con la policía el préstamo. Marchiori es amiga de Bendine, a quien ahora deseó suerte en Petrobras. “Que consiga acabar con la corrupción ahí dentro”, dijo según un blog del diario O Estado de S. Paulo.

El MPF también investigaba una denuncia contra Bendine realizada por un exchofer que dijo que lo vio salir de un local comercial con una bolsa repleta de billetes, algo que el nuevo titular de Petrobras niega.

El año pasado también se supo que Bendine pagó una multa al fisco por haber incluido en su declaración del impuesto a la renta el equivalente a unos US$100 de su patrimonio sin comprobar el origen del dinero.

Aldemir Bendine, presidente de Petrobras.
Bendine asume el liderazgo de una empresa castigada por denuncias de corrupción y problemas financieros.

Claudio Abramo, director ejecutivo de la ONG anticorrupción Transparencia Brasil, sostuvo que esos antecedentes “deberían ser evitados en la elección de un presidente de cualquier cosa”.

“Pero lo más serio”, agregó Abramo a BBC Mundo, “es que no haya una intención del gobierno que controla Petrobras en el sentido de alterar la forma como funciona (la empresa). No había control y parece que va a seguir todo igual”.

BBC Mundo

 

Tagged:
La Comunidad Petrolera
About the Author

Todas las noticias del mundo del petróleo y la energía en español en un solo lugar.

Deja un comentario