Bolivia: Algunas petroleras despiden hasta un 40% de su personal

693

El 15 de febrero, M.A.T. cerró con fuerza la puerta de una oficina llevando una carta en la mano que lo desvinculaba oficialmente de una empresa de servicios petroleros que opera en Santa Cruz y Tarija.

Y no era el único. Al igual que él, al menos 230 personas tanto del área administrativa como operativa de esa compañía -con más de 40 años de experiencia en la construcción de plantas de gas y de petróleo- perdieron su puesto laboral empujados, principalmente, por el derrumbe del precio del barril del crudo (de $us 55 en febrero de 2015 a $us 31, en la misma fecha de 2016).

Gerentes y voceros de nueve empresas de servicios petroleros, además de cuatro firmas de gestión de personal, confirmaron que a partir del segundo semestre de 2015, algunas firmas privadas redujeron hasta un 40% de su personal sobre todo de mandos medios y gerenciales en firmas subcontratistas que hacen exploración y explotación (upstream) y consecuentemente en las de servicios especializados. El panorama para 2016 no es alentador e indican que seguirán las desvinculaciones.

A escala mundial, Total, Schlumberger, Halliburton, British Petroleum, Royal Dutch Shell y Pemex ya despidieron -juntas- a más de 20.000 trabajadores y expresaron la reducción de sus utilidades de entre un 10% hasta un 55%, en 2015.

Claudia Cronenbold, presidenta de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE), confirmó esta realidad. La directiva aseveró que el contexto de precios bajos del petróleo está provocando ajustes en los proyectos, optimización de costos y, en algunos casos, reducción de personal. Cronenbold indicó que las empresas que participan en la fase del ‘upstream’ tienen una remuneración vinculada directamente al precio internacional del petróleo y a los contratos de exportación de gas, lo que provoca una caída en sus ingresos.

Aseguró también que las empresas de servicios especializados y auxiliares sintieron una disminución de sus actividades y una presión para renegociar costos, contratos y condiciones.

De acuerdo con Rolando García, gerente general de Faro Consultores, entre 2014 y 2015, la demanda de personal en este sector ha disminuido en sector operativo en un 36% y en cargos gerenciales en un 48%. Otra firma de gestión de recursos humanos, que pidió no ser identificada, confirmó el despido de 200 personas en algunas firmas, sobre todo porque algunos proyectos no operan en toda su capacidad.

Se consultó a la Dirección Nacional del Trabajo sobre los despidos en el sector petrolero y aseguraron que todavía están tabulando el número de trámites que ingresaron para el pago de finiquitos en el periodo 2014-2015.

El número de empresas también disminuye. De acuerdo con la Vicepresidencia Nacional de Operaciones de YPFB, el número de firmas nuevas que se registraron para prestar servicios a la corporación bajó de 1.379, inscritas en 2014, a 1.304 en 2015. Pese al escenario de despidos, YPFB Corporación afirma que tiene más de 5.000 compañías inscritas y este año prevé superar las 1.000 adjudicaciones de 2015.

Preavisos y recortes
Para hablar del tiempo de vacas flacas pocos quieren ser identificados por temor a dejar de ser tomados en cuenta para futuros proyectos. No es el caso de Carlos Delius, accionista y gerente de operaciones de Kaiser, quien aseguró que ya notificaron con preavisos a un 30% de su personal fijo, debido principalmente a las previsiones que asumieron para reducir sus inversiones en servicios de superficie como la construcción de facilidades, plantas, ductos y otros.

Por su parte, un contador de una empresa que pidió la reserva de su nombre, prestaba servicios desde 2012 en una subcontratista que operaba en la planta de separación de líquidos Gran Chaco. Señaló que esa compañía al finalizar su trabajo en la planta prescindió de 15 personas del área administrativa arguyendo que surgieron nuevos proyectos en Perú y Argentina.

A esto se suma la decena de trabajadores – sobre todo soldadores- que fueron despedidos de Inesco, la empresa que brindaba sus servicios en la planta de urea y amoniaco en Bulo Bulo, que en su lugar fueron reemplazados por extranjeros, según Augusto Blanco, secretario ejecutivo de la COD. “Hay un convenio firmado para que sean reincorporados”, agregó el dirigente. Se buscó a los voceros de Inesco, pero hasta el cierre no respondieron.

Jair Carvajal, jefe de calidad de Solinpet, una industria que trabaja en la construcción de plantas, indicó que se han visto forzados a competir con empresas del exterior y a reducir su oferta de costos. Indicó que en 2015 participaron en tres proyectos de YPFB por un valor superior a los $us 1,5 millones, lo que los mantiene aún activos en sus operaciones petroleras.

La directiva de una compañía de reclutamiento de personal manifestó que en 2015 y en lo que va de 2016 dos firmas socias de YPFB Corporación han paralizado las nuevas contrataciones.

Más y nuevos competidores
El descenso de la inversión petrolera en Argentina está obligando a que diversas firmas lleguen a tocar las puertas al país y por su experiencia tengan mayores oportunidades de adjudicarse frente a las locales. Cluster Industrial de Córdoba es una de ellas que aglutina a más de 140 empresas argentinas.

Daniela Cerutti, coordinadora ejecutiva de ese grupo, aseveró que las inversiones se frenaron en su país y por ello están viendo otras oportunidades. No se adjudicaron aún proyectos, pero están en la lista de espera. M Royo S.A. quiere ser un buen competidor en la oferta de ductos.

Miguel Arciénega, gerente de la firma de servicio eléctrico de Yacuiba Megafase, confirmó la disminución de inversiones sobre todo públicas en esa región y que ahora YPFB prioriza ofertas de bajo costo para contratar.

Con información de El deber.com.bo