Repsol supera los 1.500 transportes de crudo al año en todo el mundo.

754

Para analizar las condiciones de seguridad de cada nave que contrata, Repsol dispone de un departamento de ‘vetting’, que es como se conoce esta actividad. Cualquier barco que transporte carga para la compañía, sea contratado o atraque en uno de sus muelles, tiene primero que ser aceptado por sus inspectores.

La gerente de ‘vetting’ de Repsol, Idoia Ibáñez, indica que, al examinar los contratos, la compañía española “tiene unos requerimientos que, en algunos aspectos, son más exigentes que las normas locales, nacionales o internacionales”.

Entre estos requisitos destaca la exigencia de que todos los buques que transportan crudo o productos pesados sean de doble casco, “con independencia de su tamaño y del país donde naveguen”.

Read More…

Mundo Petroleo