Departamento de Energía de EE.UU. libera reservas de petróleo por efectos de Harvey

567

El Departamento de Energía de Estados Unidos anunció el jueves la liberación de 500.000 barriles de crudo de sus reservas estratégicas en respuesta a la emergencia planteada por Harvey y evitar que los precios experimenten subidas imprevistas.

Esta medida de emergencia es la primera de esta naturaleza desde 2012 y según el comunicado del ente federal, los barriles liberados serán enviados a la refinería Phillips 66 situada en Lake Charles, en Louisiana. Esta planta no ha sido afectada por la tormenta y podrá responder a las demandas del mercado.

El documento añade que esta liberación incluye 200.000 barriles de crudo dulce y 300.000 de barriles de petróleo agrio. Se trata de un acuerdo de intercambio, lo que significa que el Gobierno prestará crudo a Phillips 66 y la empresa deberá reemplazar las reservas más adelante.

La tormenta tropical Harvey dió otro gope al corazón de la industria energética estadounidense luego de provocar inundaciones en una de las mayores refinerías del país empezando a causar escasez de combustible y altos precios de la gasolina que podrían agravarse en los próximos días e incluso continuar por algunas semanas.

Las reservas, establecidas en la década de 1970 tras el embargo petrolero de naciones árabes que generó pánico, actualmente cuentan con 679 millones de barriles. Se trata de la liberación de un volumen pequeño para un país que consume casi 20 millones de barriles de petróleo por día (bpd).

Harvey cerró un cuarto de la producción de las refinerías del país después de causar graves inundaciones en Houston, antes de dirigirse a la costa de Luisiana, otro importante centro de procesamiento petrolero de Estados Unidos.

Los precios de la gasolina en Estados Unidos se dispararon en la mañana cuando Colonial Pipeline Co, que opera el mayor sistema de transporte de combustible del país, dijo que cerrará sus principales ductos hacia el noreste por la escasez de suministros desde las refinerías.  Los principales ductos que transportan gasolina y diésel a los mercados del Medio Oeste y de la Costa Este han sido regulados o cerrados debido a la reducción de la oferta.

Mientras tanto, Colonial Pipeline Co, la arteria clave para la Costa Este, dijo que la falta de suministro en Houston continuará desacelerando todo su sistema, que transporta más de tres millones de barriles diarios de combustible.

Texas tiene una capacidad para refinar 5,6 millones de barriles de petróleo al día, y Louisiana, su estado vecino, procesa otros 3,3 millones de barriles. La tormenta Harvey ha disminuido en unos dos 2 millones de barriles al día las operaciones de refinamiento en Texas.

La producción de crudo también se vio afectada pero en un grado menor, debido a que algunos trabajadores han sido evacuados de las plataformas petroleras del Golfo de México. Según el Bureau of Safety and Environmental Enforcement de los Estados Unidos, aproximadamente el 26 por ciento de la producción de gas natural en el Golfo también ha sido cerrada.

El buró dijo en un comunicado de prensa que después de la tormenta, las instalaciones serán inspeccionadas. “Una vez que se hayan completado todos los controles estándar, la producción de instalaciones no dañadas se reanudará inmediatamente. Las instalaciones que sufriesen daños pueden tardar más en volver a activarse”, dijo.

Por su parte el Departamento de Energía “continuará entregando asistencia cuando lo considere necesario y seguirá revisando los pedidos futuros de petróleo de las reservas estratégicas”, dijo la portavoz Jess Szymanski.