Protesta de la comunidad indígena peruana paraliza producción petrolera en Lote 192

364

La comunidad nativa de Nuevo Andoas, organizada en la Federación Indígena Quechua del Pastaza (Fediquep), se unió a la protesta iniciada el pasado lunes por la población de la cuenca del Corrientes en el lote 192.

La comunidad nativa de Nuevo Andoas, organizada en la Federación Indígena Quechua del Pastaza (Fediquep), se unió a la protesta iniciada el pasado lunes por la población de la cuenca del Corrientes en el lote 192. De acuerdo a un comunicado, la comunidad tomó las instalaciones del aeródromo de Andoas del lote, operado por la empresa Frontera Energy.

La protesta se inició el lunes 18 con las comunidades de la cuenca del Corrientes, luego de que el Ministerio de Cultura rechazara el pedido de realizar un nuevo proceso de consulta previa ante un futuro contrato de explotación petrolera. La postura del sector es que solo habrá una nueva consulta si a futuro el contrato implica nuevas afectaciones a las comunidades nativas, las cuales ya pasaron por un proceso de consulta previa en el año 2015.

Desde ayer las comunidades de las cuenca del río Tigre mantienen paralizada la producción del conjunto de pozos de la batería petrolera San Jacinto. Aunque en principio la protesta paralizó el 80% de la producción petrolera en el lote 192, ahora se ha bloqueado totalmente la mayor reserva de petróleo en el país.

La Presidencia del Consejo de Ministros, a cargo del tema, no se ha pronunciado al respecto.

Las federaciones indígenas han reiterado que el gobierno tienen pendiente el cumplimiento de la remediación ambiental y otros los proyectos de desarrollo a favor de los nativos, sobre todo en salud y educación. Todos ellos acuerdos pactados años atrás.

Tras la toma del lote por parte de las comunidades del Corrientes, el viceministro de Gobernanza Territorial, Javier Fernández-Concha, pidió a las comunidades terminar con la protesta y retomar el diálogo.

“Éste no es un reclamo por dinero. Éste es un reclamo por derechos fundamentales”, expresó el dirigente indígena David Chino, vicepresidente de la Fediquep durante la asamblea en Andoas, donde se decidió esta nueva medida de protesta.

“Este es un paro pacífico. Estamos garantizando a la empresa que no habrá daños en su infraestructura; así siempre lo hemos hecho, porque lo que queremos es que los beneficios sean justos para todos: para el Estado, para la empresa y para la población”, dijo Tedy Maca, líder indígena de Nuevo Andoas.

El Comercio