Shell abandona producción de petróleo en Irak y producirá gas

409

Royal Dutch Shell pondrá fin a un siglo de producción petrolera en Irak al retirarse de dos importantes yacimientos del país árabe para concentrarse en el desarrollo de gas, que es más rentable.

La retirada de Shell remarca los desafíos que enfrentan operadores extranjeros con contratos petroleros de bajo margen en Irak, un miembro de la OPEP que tiene algunas de las mayores reservas mundiales de crudo y que quiere elevar la producción luego de que años de conflictos entorpecieron el desarrollo de yacimientos.

La empresa angloholandesa dijo el miércoles que acordó con el Ministerio del Petróleo de Irak entregar sus operaciones en el yacimiento de Majnoon al Gobierno tras cambios no favorables en los términos fiscales. El anuncio confirmó un reporte previo de Reuters.

Shell también venderá su participación de un 20% en el yacimiento de crudo de West Qurna 1, en el sur del país. El yacimiento es operado por Exxon Mobil.

El banco de inversión Lazard está manejando la venta para Shell, dijeron a Reuters fuentes de la industria. El banco no respondió de inmediato a una solicitud para comentar.

Shell dijo que aún está comprometida a la producción de gas en Irak y afirmó que se enfocará en el desarrollo y expansión de Basra Gas Company, que procesa gas desde los yacimientos de Rumaila, Qurna Occidental y Zubair, en un emprendimiento conjunto en el que tiene un 44% de participación.

La compañía produjo casi 20 millones de barriles de crudo en Irak durante 2016, que respondieron por cerca de un 3,5% en la producción total de Shell el año pasado, según su reporte anual.

“El Ministerio del Petróleo de Irak respaldó formalmente una reciente propuesta de Shell para buscar una liberación amigable y mutuamente aceptable del interés de Shell en Majnoon, con un calendario a ser acordado a su debido tiempo”, afirmó un portavoz de Shell.

Con información de Reuters