“Arabia Saudita debe prepararse para el orden post petróleo”

909

La derogación de la ley que prohíbe conducir a las mujeres en Arabia Saudita no es una medida insignificante, sino que es parte de una serie de ambiciosas iniciativas económicas y sociales emprendidas por el príncipe heredero Mohamed ben Salmán, afirma Mark P. Lagon, académico de la Universidad de Georgetown (Estados Unidos) en su artículo de la revista ‘The National Interest’.

Sin embargo, el proyecto económico-social del futuro monarca saudita planeta varias preguntas, advierte el académico. Como por ejemplo, ¿qué es lo que en realidad necesitan y desean las mujeres para prosperar en uno de los países más represivos del mundo?

Pese a que a las sauditas se les ha otorgado el derecho a conducir, existe una barrera mucho mayor que les impide realizar una verdadera contribución en la economía de su país, avisa Lagon. Esto se debe a una ley de tutela, que exige que un miembro masculino de la familia debe aprobar o acompañar a las mujeres en todas sus actividades.

¿Cuáles son las razones reales de las reformas de Mohamed ben Salmán?

El príncipe heredero está tratando de preparar a Arabia Saudita para un orden post petróleo, basado en una economía más competitiva y menos dependiente del crudo. Entre sus planes de desarrollo incluye la reducción del número de miembros de la familia real en la nómina gubernamental, estimular el turismo interno para evitar la ‘fuga’ de capitales al extranjero e incrementar la tasa de participación femenina en la fuerza laboral, pasando del 18 al 30% en los próximos 15 años.

Pero estas reformas coinciden con un incremento y endurecimiento de la represión por parte de Riad, censura el autor del artículo, destacando que la intensificación de esa “brutalidad” no se ha limitado únicamente a territorio saudita. Como ministro de Defensa, Mohamed ben Salmán fue el arquitecto de una postura “más intervencionista” de Arabia Saudita, minimizando el terrorismo y enfocándose en sus rivales regionales y religiosos, asegura el académico.

En particular, el príncipe heredero elaboró una política que “ha violado flagrantemente los derechos humanos contra la población civil de Yemen”, recuerda. Quizá las reformas impulsadas por el futuro monarca saudita están sirviendo de cortina para distraer a la comunidad internacional que Riad está “exportando su letal tratamiento a su países enemigos” y tapar que ha incrementado la represión contra los disidentes y la libertad religiosa, cuestiona Lagon.

Actualidad RT