El director de Pemex afirma que refinación ya no es negocio para la estatal

437

El director de Petróleos Mexicanos (Pemex), José Antonio González Anaya, afirmó que el robo de hidrocarburos ha disminuido considerablemente a partir de este año, luego de una estrategia de coordinación con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y la Procuraduría General de la República.

Al comparecer ante la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados como parte de la glosa del V Informe de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, el director José Antonio González Anaya afirmó que en mientras en el 2016 se recuperaron 4 millones de litros de combustible robado, de enero a septiembre de este año se han recuperado 11 millones de litros.

Destacó que mientras en el 2016 fueron detenidas 900 personas por ese delito federal, en lo que va del 2017 un total de 1.400 personas fueron detenidas por actividades del llamado “huachicol”.

Mencionó que mientras en el 2016 fueron asegurados 2.600 vehículos utilizados por el robo de hidrocarburos, en lo que va de este año ya fueron decomisados 5.000 automóviles.

Abundó que en el tema de las tomas clandestinas, el porcentaje de aseguramiento se mantiene respecto del 2016.

El director de Pemex atribuyó la disminución del robo a que existe una estrategia de coordinación en la que semanalmente se reúnen los titulares de Pemex, PGR y SHCP para hacer una revisión del tema, en el que se ha privilegiado, dijo, el seguimiento al comportamiento de consumo en las gasolinerías, como un factor estratégico.

Cooperamos en caso Obredecht. El funcionario destacó que en el caso de la investigación que realiza la PGR por los presuntos pagos de sobornos de la empresa brasileña Obredecht al ex director de Pemex, Emilio Lozoya, se colabora en todo lo que solicita la autoridad para resolver este caso.

Dijo, sin embargo, que Pemex no es una institución de procuración de justicia, por lo que tendrán que ser la PGR quien presente los avances de su indagatoria.

Refinación ya no es un negocio. El funcionario afirmó que para esa empresa paraestatal, el sector refinación ya no es un negocio redituable. Admitió que hay refinerías de Pemex que están detenidas, aunque mencionó que se sigue invirtiendo en su modernización. Sin embargo, dijo que por ahora para la empresa del Estado es más redituable comprar los combustibles que procesarlos.

Aseveró que actualmente Pemex tiene más dinero sin procesar combustóleos, que antes cuando sí lo hacía, lo que le permite invertir más en la modernización de instalaciones.

Con información de El Economista de México