Ecuador prevé más recursos por crudo local como meta de política hidrocarburífera

356

Imagen cortesía de El Universo.com

La política petrolera liderada por el ministro de Hidrocarburos, Carlos Pérez García, apuesta a incrementar la producción a 700.000 barriles diarios hasta el final del periodo de Lenín Moreno, mejorar los precios del crudo local, permitir una mayor participación del sector privado y bajar las importaciones. En las últimas semanas una serie de anuncios dan luces sobre cuál será la ruta del Gobierno.

A septiembre del 2012, el petróleo le representó al Presupuesto General del Estado unos $4.491 millones; sin embargo, a septiembre de este año llega a $1.200 millones.

El ministro resume su hoja de ruta diciendo que busca promover nuevas inversiones al país; y reactivar la industria empleando nuevas modalidades de venta de crudo de mediano y largo plazo, y ventas spot. También asegura: “Queremos usar nuevos modelos de contratos que sean más atractivos para la industria” y que haya mayor transparencia en los procesos.

Así, según Pérez, en este mes podrían llegar unos $ 1.000 millones provenientes de la entrega de campos menores, mientras que la explotación del bloque ITT dejaría unos $ 46.000 millones en 20 años; es decir, $2.300 millones anuales.

El funcionario también ha buscado bajar las tarifas con los que negoció el anterior Gobierno los contratos de servicios y dispuso al gerente de Petroecuador, Byron Ojeda, hallar una nueva fórmula para el pago de contratos a largo plazo, cuya fórmula no se puede aplicar.

Y a través de una auditoría con la Organización de Naciones Unidas se buscará identificar los sobreprecios de las obras, lo que permitiría recuperar valores a futuro.

Asimismo, el ministro ha hablado de pedir a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) que exonere a Ecuador de cumplir los cupos de producción petrolera; o darle una licencia de dos año o retirarse de dicho organismo.

La idea de que Petroamazonas opere e invierta en Sacha también está enmarcada en la necesidad de generar una producción más rentable para el país, afirmó el ministro.

Y la construcción de la Refinería del Pacífico con estándares internacionales generaría exportación de derivados y bajaría la importación, lo que evita la salida de divisas.

Para Walter Spurrier, director de Análisis Semanal, la actual política petrolera no es exactamente una política de Gobierno, sino una diseñada por el ministro; esta es plenamente viable, pero si todo el sector económico la apoya.

Para Spurrier debe haber una claridad de hacia dónde irán los recursos, a fin de que haya una política de inversión sostenible, y no una de corto plazo en la que los fondos se gasten enseguida.

De hacer una buena gestión, el crudo podría generar ingresos adicionales por $ 2.000 millones por año, lo cual significaría cubrir un 40 % del déficit.

Para el exministro de Energía, Fernando Santos Alvite, la estrategia del Gobierno es hacer que el Estado vaya quedando de a poco fuera del sector petrolero, luego de que en la década pasada se generó corrupción bajo el manejo oficial.

Santos dice que es importante que no se deje solo al gerente de Petroecuador en el tema de la negociación de los contratos con Petrochina y Petrotailandia, sino que deben apoyarlo Finanzas y Cancillería.

Para Santos, la política petrolera no arrojará tan pronto los frutos, pues hubo diez años de “mal manejo y prácticas de corrupción”. Por eso cree que el Gobierno seguirá endeudándose para cubrir sus gastos.

235 millones de dólares más se obtendrían por ingresos si se ajustan los contratos de preventas petroleras.

Algunos temas que analiza el régimen

Campos menores
La entrega de campos menores a través de presentación de ofertas, contratos de participación en intracampos y la Ronda Suroriente son las tres vías por las cuales el Gobierno busca inversión privada.

En lo primero, hay 23 empresas interesadas en 10 campos de menos de 5.000 barriles. Con la figura de intracampos se pueden apalancar las reservas de los campos en los libros para tener financiamiento de sus proyectos. En cuanto a la Ronda, aún tiene reparos de los indígenas.

Campo Sacha
El campo Sacha será manejado por Petroamazonas y como la empresa no tiene recursos, el ministro Carlos Pérez ha salido al mercado internacional a buscar el financiamiento. Hace poco anunció que está ya cerrado un crédito con el Deutsche Bank por $ 600 millones y que la petrolera emitirá $ 600 millones más en bonos. Con esta última se acumulan emisiones por $ 1.300 millones, luego de que emitiera $ 350 millones en febrero, y anunciara otra para pagar a Schlumberger este mes.

China y Tailandia
Un cambio en la fórmula de Argus (una publicación internacional) abrió la posibilidad de renegociar los contratos de preventas con China y Tailandia. Con el cambio, el petróleo ecuatoriano se revaloriza en $ 0,50. El crudo comprometido supera cuatro a uno el valor prestado. Para el ministro Carlos Pérez es una suerte de colateral de $ 22.000 millones cuando la deuda es de $ 5.300 millones. Si se paga ese dinero, dice, lo comprometido quedaría liberado y se podría vender a mejor precio.

Auditorías a obras
El Gobierno prevé firmar un acuerdo con la ONU para hacer una auditoría de cinco proyectos: la Refinería de Esmeraldas, la del Pacífico, terminal de Monteverde, poliducto Pascuales-Cuenca y la planta de gas de Bajo Alto. El ministro Carlos Pérez explica que se revisará cuánto cobraron las contratistas, cuál era el precio de mercado y cuál es la situación actual del proyecto para buscar inversión. Luego arrancará el concurso para que empresas internacionales participen.

Refinería del Pacífico
La idea es que la Refinería del Pacífico se construya con inversión privada y no con endeudamiento. El ministro Carlos Pérez dice que costará unos $ 8.000 millones. El modelo de inversión considera dos opciones: que la empresa ponga el dinero, y Ecuador le venda crudo a precio internacional y compre los derivados a precio internacional. La segunda es que el país ponga el crudo, la empresa inversionista cobre una tarifa por procesamiento de barril y el Estado sería dueño de los derivados.

Bloque ITT
El ITT podría generar $46.000 millones durante 20 años, dice el ministro Carlos Pérez. Asegura que no se afectará la zona intangible del Parque Yasuní y que se usarán unas 300 ha, mientras el total es de 1’030.000 ha. La producción sería de 200.000 barriles diarios en dos años. Ahora produce 50.000 barriles. Pero ya se ha conocido que la cantidad de agua de varios pozos sobrepasa el 70 %. El gerente de Petroamazonas, Álex Galárraga, informó que el agua estaría en el 60 %.

El Universo.com