¿Por qué las bolsas luchan por la OPI de la petrolera Saudi Aramco?

272

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed ben Salmán, anunció en el 2016 sus intenciones de privatizar parcialmente la compañía petrolera gubernamental más grande del mundo, Saudi Aramco, como parte de su ambicioso programa de diversificación de la economía del reino.

La compañía indicó que sus acciones saldrán en la bolsa saudita de Tadawul y en una o dos plataformas extranjeras en la segunda mitad del 2018. Cuanto más se acerca la fecha, las bolsas más importantes se esfuerzan para ser elegidas por Saudi Aramco para su oferta pública inicial (OPI).

Así, el pasado mes de abril, la primera ministra británica, Theresa May, junto con el director general de la Bolsa de Valores de Londres (London Stock Exchange, LSE), Xavier Rolet, visitó Arabia Saudita. Posteriormente el Gobierno del Reino Unido proporcionó una importante garantía de préstamo de 2.000 millones de dólares para la petrolera saudita.

El rotativo británico Financial Times lo ha calificado de un “intento desesperado” para promover la salida a bolsa de Saudi Aramco en Londres. Algunos expertos creen que Londres se esfuerza tanto porque quiere seguir siendo el principal centro financiero de Europa, a pesar de su salida de la Unión Europea.

En el marco de su estrategia para atraer las acciones de Saudi Aramco, el Reino Unido ha desarrollado una propuesta con el fin de facilitar los requisitos para la gerencia corporativa de compañías que deben cumplirse antes de salir a la Bolsa de Londres.

Este paso ha provocado un intenso debate entre los grupos de interés en el país británico, por el posible daño que pueda sufrir la reputación de Londres como centro de gerencia corporativa.

En una conversación con RT el analista de la compañía bancaria rusa Sberbank CIB, Valeri Nésterov, ha declarado que el flexibilizar los requisitos puede conducir a una disminución en el nivel de transparencia de las empresas. “Esto conducirá a una reducción de la capitalización, lo que constituye una preocupación importante para los inversores globales”, afirma.

¿Quién más compite por ser el elegido?

Entre las bolsas en liza por ofrecer las acciones de Saudi Aramco están las de Nueva York, Toronto, Tokio, Hong Kong y Singapur. Los candidatos más probables, según estimaciones de expertos, son las instituciones financieras de Londres y Nueva York.

EE.UU. ha expresado su interés al respecto mediante una reciente publicación de Donald Trump en su cuenta personal de Twitter: “Sería muy apreciado que Arabia Saudita dejara que la oferta pública inicial de la compañía Aramco se llevara a cabo con la Bolsa de Nueva York. ¡Es importante para EE.UU.!”.

Según Yaroslav Lisovólik, economista jefe del Banco de Desarrollo de Eurasia (FABR, por sus siglas en ruso), si Aramco saliera a bolsa en Nueva York, representaría un paso importante hacia la restauración de la alianza entre EE.UU. y Arabia Saudita. En este caso la administración de Trump podría mostrar que hay verdaderos frutos de sus esfuerzos para construir una relación más equilibrada con Arabia Saudita que traiga beneficios económicos para EE.UU.

A su vez, Nésterov recalcó que el interés de EE.UU., y personalmente del presidente Trump, también está relacionado con el deseo de mantener atada a Arabia Saudita “en cierta medida con una correa corta” a través de la empresa que le suministra la mayor parte de su presupuesto.

¿Por qué tanto alboroto?

La OPI de Saudi Aramco se asocia con el hecho de que esta será la mayor oferta pública inicial jamás vista. La capitalización de la petrolera saudita es, según el príncipe heredero, de 2 billones de dólares, y en el 2018 saldrá a bolsa el 5% de sus acciones.

Hasta el momento, la mayor OPI fue de 25.000 millones de dólares, cuando en el 2014 salió a bolsa la compañía china Alibaba en Nueva York. El 5% de la petrolera saudita batirá 4 veces ese récord, con un valor de 100.000 millones de dólares.

A pesar de los esfuerzos del Reino Unido, el principal criterio para Arabia Saudita sería el tamaño de la base de inversión, y no la rigidez de las normas regulatorias. Por lo que es más probable que la petrolera saudita efectúe su OPI en la Bolsa de Nueva York, el mayor mercado de valores del mundo, ha concluido Lisovólik.

Actualidad RT