La preventa petrolera fue un mal negocio para Ecuador

995

El buque Aqualiberty, con bandera de Liberia, es uno de los cinco buques que más transportaron crudo ecuatoriano prevendido a China y Tailandia.
Imagen cortesía de El Universo

Las preventas de crudo realizadas durante los últimos ocho años tienen condiciones que han escandalizado a las actuales autoridades de Petroecuador, que intentan renegociar los contratos. Una de las razones es que la cantidad de crudo comprometido resulta exagerado frente al dinero recibido.

EL UNIVERSO accedió a los trece contratos de preventa que Petroecuador firmó desde el 2009 con las chinas Petrochina y Unipec y la tailandesa PTT International Trading. Solo el primero de ellos era público porque se filtró en los llamados Papeles de Panamá.

En total, Ecuador recibió de forma anticipada $ 18.020 millones y, a cambio, comprometió la entrega de 1.310 millones de barriles de crudo. Es decir que por cada barril comprometido el Estado recibió $ 13,75, por los cuales debe pagar un interés anual que supera el 8 % (6,97 % más tasa libor).

Es poco el dinero obtenido si se toma en cuenta no solo el interés, sino que los contratos se firmaron entre junio del 2009 y diciembre del 2016, cuando el precio promedio del barril ecuatoriano ascendió a $ 75.

Solo un contrato rompe la regla, el 2013-169, firmado con Unipec en diciembre del 2013. Por $ 700 millones se comprometieron 8,28 millones de barriles, es decir que Ecuador recibió $ 84,5 por cada barril. Para cumplir este compromiso, Petroecuador entregó crudo apenas durante cinco meses.

En contraste, el país recibió apenas $ 4,8 por barril en el contrato 2016-916, firmado con PTT en diciembre del 2016. Por $ 600 millones, se comprometieron 122 millones de barriles a ser entregados en ocho años, hasta el 2024.

La cantidad de crudo comprometido en este contrato es exorbitante si se lo compara con el contrato 2014-090, en el que Petroecuador comprometió 120 millones de barriles a cambio de $ 2.400 millones. Casi la misma cantidad de petróleo por cuatro veces más de dinero. Este contrato se firmó con Unipec en mayo del 2014.

De los trece contratos, ocho continúan vigentes. En la aprobación y firma de estos acuerdos han participado 18 funcionarios públicos. El más activo fue el exgerente de Comercio Internacional Nilsen Arias, quien negó una entrevista.

Otros funcionarios que participaron son los exgerentes de Petroecuador Marco Calvopiña y Pedro Merizalde; el actual vicepresidente sin funciones Jorge Glas; los exministros Wilson Pástor, Rafael Poveda y Pabel Muñoz; y el exfuncionario de Senplades Adolfo Salcedo.

Todos los acuerdos establecen un cronograma mensual para la entrega de crudo. Petroecuador comprometió la mayor cantidad de petróleo entre 2015 y 2020 (ver infografía adjunta).

En 2015, el crudo entregado a China y Tailandia no fue suficiente para cubrir la cuota comprometida en los contratos. La situación empeoró en el 2016, cuando Petroecuador entregó 126 millones de los 149 millones de barriles ofrecidos.

Al parecer, el déficit se repetirá este año, pues hasta septiembre pasado, la estatal petrolera había entregado apenas el 64 % de lo comprometido.

El próximo año también será complicado, pues la cantidad ofrecida equivale al 97 % de lo que se prevé exportar, según cifras de la Secretaría de Hidrocarburos.

Tras el cambio de gobierno, en mayo pasado, las autoridades entrantes a Petroecuador denunciaron la exagerada cantidad de crudo comprometido. El exgerente general Byron Ojeda señaló que en total había un saldo por pagar de $ 5.300 millones y que, para ello, quedaba por entregar crudo valorado en $ 22.000 millones.

Por supuesto, las compradoras deben pagar la diferencia, pero la exorbitante cantidad de crudo comprometido era una traba para buscar clientes que ofrecieran mejores condiciones, señaló Ojeda.

Al momento, la Contraloría ha auditado diez contratos de preventa. Tres están en análisis. De acuerdo a las auditorías, la mayoría de acuerdos no contó con informes técnicos para establecer la cantidad de petróleo que se debía comprometer.

El premio que deben pagar los compradores tampoco tuvo sustento técnico, señaló Contraloría. El primer contrato reconocía $ 1,30 por barril de crudo Napo y $ 1,25 por barril de crudo Oriente a favor de Petroecuador. El monto fue decayendo en cada contrato hasta llegar a los $ 0,25 para ambos tipos de petróleo.

Una auditoría de Contraloría señala que, en otras operaciones, Petroecuador estableció un premio de hasta $ 2,14 por barril.

Fuente: El Universo