Que esperar en el mercado mundial del petróleo

¿En la guerra del Dólar contra el Yuan será posible el dominio de la moneda china en los contratos de futuro para un comodity como el petróleo?

En forma sencilla podemos decir que un Contrato de Futuros es un instrumento legal de relación comercial mediante el cual, dos partes o más, negocian en una Bolsa de Futuros (mercado) el precio de las materias primas (comodities), que obliga a las partes contratantes a comprar o vender un número o  volumen de bienes o valores (llamados “activo subyacente”) en fecha futura, pero con un precio pactado hoy. Ello genera una enorme certidumbre en los intercambios respecto del precio mismo.

Desde hace un tiempo, China en alianza con Rusia, India e Irán, han estado planeando lanzar al mercado mundial del petróleo un nuevo Contrato de Futuros para la compra-venta de petróleo crudo, denominado en yuanes (moneda de cambio internacional de China) y respaldados en oro, lo que anularía la vigencia del Acuerdo Plaza de 1985 suscrito por las siete principales potencias de Occidente más Japón (G-7), ante el rompimiento unilateral del gobierno de Richard Nixon (1971) del Acuerdo de Bretton Woods (julio, 1948), que determinó el valor de cambio oro-USD en una tasa de $35 USD por una onza troy de oro, lo que constituyó la base del sistema monetario Internacional, convirtiendo al dólar norteamericano, (USD) hasta la fecha del rompimiento, en la moneda central de dicho sistema.

El Acuerdo Plaza amarró al propio USD al mercado expansivo de la producción y comercio del petróleo para que dicho producto se comprara y vendiera sólo en dólares americanos. Desde entonces, los intercambios en dicho mercado, se hacen en USD y el precio de las distintas mezclas del petróleo (el Brent, el West Texas Intermediate, etc.) se refiere en USD. Ello le permitió una supervivencia omnímoda y nuevamente muy ventajosa a la moneda estadounidense, porque genera una inmensa demanda de dólares americanos en todo el mundo.

Hoy, para darnos una idea, y considerando solamente la venta de los más de 30 millones de barriles diarios que produce la OPEP (“los productores independientes”, que incluyen a México y Rusia, entre otros, producen otro tanto, aproximadamente), a un precio promedio de $60.0 USD el barril, suma un valor monetario de $1.800 millones de USD diarios, que mantiene  al dólar como la más importante moneda de reserva (de valor seguro) internacional, y le permite una cotización elevada frente a las demás divisas (Euro, Yen, Yuan).

Lo mismo sucede con las inmensas inversiones en el sector, que se documentan en USD. Tiene muchos efectos extremadamente favorables. Según el Dr. Ron Paul, cuatro veces congresista en los EUA: “en los últimos 6 años hemos creado $4.0 trillones de dinero nuevo de la nada”.

Sería muy largo de explicar, pero cientos de millones de personas en el mundo, no se imaginan las gigantescas ventajas económico-financieras que estos dos acuerdos internacionales (Bretton Woods y Plaza) le han dado a EUA sobre el resto de las economías nacionales (países) del Planeta, al ser dicho Estado-gobierno el único que puede imprimir USD (dólares estadounidenses).

Imaginen sólo que ustedes mismos puedan fabricar el papel moneda en que gastan, compran, se endeudan, prestan dinero, pagan, e incluso, financian políticas internacionales, igual en el terreno militar y hasta guerras fuera de su país, y decenas de mil cosas más, pero especialmente, su propio desarrollo como país, su ejército, su investigación científica y tecnológica, y en particular, el nivel de vida de su población, tan envidiado.

Lo fundamental hoy es comprender que la influencia actual del desarrollo económico y financiero de EUA en el mundo, tiene más que ver con su expansión político-cultural y su predominio militar, que con su poder económico, cada vez menor. Y un factor trascendental en ello, es la supremacía del dólar norteamericano, en los mercados monetarios globales, que tampoco guarda relación ya con su poderío financiero o comercial, que sigue siendo muy grande, pero en declive histórico. Si se rompen las bases del Acuerdo Plaza de 1985, el cambio producido es mayúsculo.

El siglo XX fue el siglo del petróleo; hoy estamos en una transición extremadamente compleja hacia nuevas fuentes de producción y usos energéticos, fuentes de energía renovables, pero el petróleo seguirá ejerciendo un gran influencia en nuestras vidas por otros 40 años.

China, primer comprador de petróleo con más de 8 millones de barriles diarios, y Rusia, con una producción alrededor de 11 millones de barriles diarios, además de ser  el segundo exportador en el mundo, detrás de Arabia Saudita, acordaron también explotar conjuntamente el gas/ petróleo de la inmensa Siberia, además de venir preparando desde hace más de un lustro el asalto a la fortaleza del USD, apoyados en su enorme importancia en el mercado petrolero mundial, acumulando oro mediante compras masivas.

Se estiman en cerca de 2,000 toneladas las posesiones de China, y de más de 1,500 toneladas las de Rusia. En la última reunión de BRICS a principios de septiembre del 2017, se estableció claramente la ofensiva contra el USD (el Presidente Enrique Peña que asistió a esta reunión, se habría quedado atónito al escuchar el gran golpe que se prepara contra la moneda de su gran “aliado” de la Casa Blanca.

Resultado de imagen para brics

Pero otro factor de gran relevancia en esta ofensiva, es el alineamiento de Irán con este proyecto (otra gran potencia petrolera, segunda en Medio Oriente, con 3 millones de barriles diarios de exportaciones, luego de las “sanciones” de Occidente, para ya no hablar de la gran potencia petrolera de América Latina, que es Venezuela, y las intensas negociaciones de Rusia con Arabia Saudita en las semanas precedentes, quien, todo indica, abandona gradualmente su incondicional alianza con EUA de más de medio siglo, y de la India, tercer mayor importador de petróleo, que en 2016 compró un promedio de 9.0  millones de barriles diarios, desde Medio Oriente y Rusia, operando en gran medida en el mercado spot, que es un mercado de contado, una potencia en refinamiento de petróleo en toda Asia, pues una de sus refinerías, en Kochi, refinó 310,000 barriles diarios, y otra, la Paradip, 300,000 barriles al día, en septiembre de 2017.   Así que podemos ver  de qué tipo y tamaño de jugadores del mercado petrolero estamos hablando, que se pudieran sumar al nuevo patrón chino.

Detrás de esta iniciativa, vienen Irak y quizá, Turquía. Después de Arabia Saudita, los demás países del Golfo. Entonces, estamos hablando del embrión de una gran coalición oriental, muy poderosa, liderada por China y Rusia, que modificará sustancialmente (es un cambio sistémico), no sólo la estructura y dinámica del mercado petrolero global (empezando por el regional), sino progresivamente, la economía mundial, y en especial, la geopolítica y la geo-estrategia militar en distintas regiones del Planeta (primero, Medio Oriente y Levante, y luego, Eurasia y Asia). Lo cual sería un cambio histórico.

Es importante destacar que entre los precios del petróleo y el tipo de cambio no solo existe una correlación, la cual por su definición implica movimientos en el mismo sentido o sentido inverso, pero de forma simultánea, también existe una relación causal y es posible identificar la manera en que los movimientos en el precio del petróleo causan apreciaciones o depreciaciones de otras monedas frente al dólar.

Cuando los severos problemas de la economía de EUA al interior de su país, llevarían a una posible depreciación del USD, la demanda mundial de USD lo mantiene con un valor artificial. Hay entonces, una correlación entre el valor del USD y el precio del petróleo: si el segundo cae, la demanda mundial de divisas para su compra/ venta, desciende en volumen pero no en importancia (es la reserva de valor internacional más segura), y ello mantiene su cotización relativamente elevada, pero las monedas que se alinean con el valor del USD como el peso mexicano, o el real brasilero, por ejemplo, se devalúan conforme a la caída del precio del petróleo frente al USD.

Por ello dicha caída de precios del petróleo, ajusta el valor de las monedas frente al USD, No el USD mismo, este se devalúa o puede devaluarse, por causas como: cuando su comercio externo es altamente deficitario, o cuando crece descomunalmente su deuda nacional, o bien, cuando se amplía el déficit fiscal del gobierno (como en Venezuela o México), entonces, aumenta su valor frente al USD, pero no cuando cae el precio del petróleo.  Pero si el precio del petróleo estará respaldado, No por USD, sino por Yuanes convertibles a una tasa de valor de oro, todo cambia, porque el yuan-oro se vuelve una reserva de valor internacional más confiable que el USD, sin más respaldo que la confianza en la economía de EUA y en sus gobiernos de turno.

El oro es históricamente y en la actualidad, el valor más seguro y duradero como respaldo internacional de los intercambios mundiales (la libra esterlina duró un siglo siendo una moneda respaldada por oro), pero se abandonó y surgió un sistema monetario y de intercambios mundiales basado en el papel moneda, que primero se suponía estaba respaldo por metales en el Banco Central, hoy se reconoce que no hay casi nada. Es pura confianza o confianza pura.

De allí que la estrategia de China y Rusia de acumular masivamente oro para lanzar este tipo de Contratos para comerciar petróleo, y luego, seguramente, lanzar al Yuan chino como moneda alternativa al USD y al Euro, respaldado por la economía china y el oro, es una jugada que golpearía en lo más profundo de la supremacía mundial de Estados Unidos, su moneda, economía, sus finanzas, y afectaría también a sus aliados: las potencias económicas de Occidente, grandes consumidoras de petróleo y gas, árabe y ruso y con negocios de refinación en la India. De darse este paso, ello puede ir cambiando todo el orden actual dominado por las potencias de la alianza atlántica, que impactará la geopolítica, las relaciones de poder entre las súper potencias y los temas militares a su alrededor.

A nuestro juicio estamos al inicio de uno de los más grandes cambios históricos, comparables al fin de la guerra fría y superior a la modificación del balance de poder militar mundial que mostraron los conflictos de Siria y Ucrania con la emergencia de Rusia como nuevo gran poder armado sobre el Planeta. El mundo está cambiando.

De llegar a materializarse este acuerdo y los Contratos de Futuro del comodity más importante todavía como lo es el petróleo y se vayan sumando otros países tanto de Eurasia, como de Latinoamérica, y una vez adoptado el nuevo patrón monetario, en el mercado petrolero mundial, le permitiría generar una mayor estabilidad monetaria en la relación de sus monedas frente al USD, haciendo más sólida su política antinflacionaria, sin necesidad de acudir al expediente reiterado de dejar que su moneda se deprecie, o de contraer la demanda y aumentar la tasa de interés, contrayendo el crecimiento, como vía de estabilización macroeconómica.

Todavía hay que esperar, pero los rumores de un acuerdo de este tipo está en el ambiente, sólo es cuestión de afinar políticas para llegar a un acuerdo definitivo.

Tagged:
La Comunidad Petrolera
About the Author

Todas las noticias del mundo del petróleo y la energía en español en un solo lugar.

Deja un comentario