La presencia de firmas chinas aumenta en el sector petrolero en Ecuador

717

El número de empresas chinas participantes en el sector petrolero ecuatoriano se ha incrementado. Actualmente, en esta industria se cuentan cinco firmas del gigante asiático.

A las operadoras de campos petroleros Andes Petroleum y PetroOriental, que están en Ecuador desde hace 12 años, se han sumado últimamente China Petrochemical Corporation (Sinopec), Chuanqing Drilling Engineering Company Limited (CCDC) y China National Petroleum Corporation (CNPC).

Andes Petroleum y PetroOriental entraron al país en diciembre del 2005, tras comprar los activos de la petrolera privada canadiense EnCana.

Las tres últimas firmas se incorporaron entre el 2016 y 2017. Esto se produjo pese a los cuestionamientos por los contratos de preventa de crudo que suscribió Petroecuador con las compañías chinas Unipec y Petrochina.

Estos acuerdos se firmaron a partir del 2009, en el marco de un acuerdo hidrocarburífero entre China y Ecuador. El país inició un proceso de renegociación con estas firmas y con Petrotailandia.

Tras una licitación, Sinopec y CCDC prestan sus servicios en los campos Tiputini y Tambococha, respectivamente. Estas áreas forman parte del bloque 43 (ITT), que es operado por la estatal Petroamazonas.

En esta área petrolera, las dos empresas chinas se encuentran a cargo de la perforación y completación (instalación de tubería) de los pozos de donde se extrae el crudo. El contrato con Sinopec consiste en ejecutar 37 de estas estructuras. Y CCDC, en cambio, está a cargo de 30, informó el Ministerio de Hidrocarburos.

En promedio, el costo de cada pozo perforado y completado es de alrededor de USD 3 millones, refirió Carlos Pérez, ministro de Hidrocarburos. Estos montos son cancelados con facilidades. Una vez que se termina de construir los pozos petroleros, las firmas chinas facturan para que Petroamazonas pague luego de 12 meses.

Perforar y completar cada una de estas estructuras, que tiene 1,9 kilómetros de profundidad, toma unos 12 días. Para formarlos se emplea un taladro que mide alrededor de 40 metros de altura, explicó Diego Molina, supervisor de Taladros de Perforación, en una visita realizada a Tiputini en octubre del 2017.

En Tambococha, la perforación se inició a fines del año anterior y se espera que los primeros barriles de petróleo se incorporen a la producción nacional en este mes.

CNPC, empresa estatal china, se incorporó a la industria petrolera de Ecuador a mediados de diciembre del año anterior, tras ganar uno de los siete campos en la Ronda de Campos Menores que impulsó Petroamazonas.

Esta firma asiática suscribió ya el acta de cierre de negociaciones y está previsto que para mediados de enero de este año se firme el contrato definitivo de servicios específicos entre CNPC y Petroamazonas. El acuerdo, al igual que con el resto de compañías, tendrá una vigencia de 15 años. 

Está planificado que la explotación del campo Parahuacu, a cargo de esta empresa estatal de China, se inicie en mayo del presente año.

En total, con los siete campos menores adjudicados el Gobierno ecuatoriano prevé un incremento de producción de unos 100 millones de barriles durante la vigencia de los acuerdos. La inversión esperada es de USD 804,6 millones.

CNPC -que a su vez es propietaria de Petrochina y Unipec- manifestó su interés por participar en otras áreas del sector hidrocarburífero.

Durante un viaje que realizó Pérez a la nación asiática, a inicios de diciembre del 2017, esta empresa estatal china hizo una propuesta para invertir en la construcción de la Refinería del Pacífico, atada a su participación en los campos petroleros 58, 59 y 43.

En estos proyectos se tiene previsto una inversión de USD 10 000 millones, aproximadamente. El Ministerio de Hidrocarburos creó cuatro mesas para discutir estos temas y otros relacionados con asuntos tributarios pendientes que tienen las empresas chinas, donde CNPC posee participación accionaria en Ecuador. También se abordará la renegociación de los contratos de venta anticipada de crudo a Petrochina y Unipec.

Durante este periplo, Pérez se reunió con representantes del banco chino ICBC, que financia los contratos de preventa petrolera con Petrochina y Unipec; con Jereh, una empresa interesada en perforar pozos, completar pozos o hacer tanques; y con Hilong.

Para Luis Calero, especialista petrolero, la presencia de estas empresas en Ecuador se debe a que la nación asiática ha otorgado financiamiento al país atado a la presencia de sus compañías en proyectos que se ejecutan en los sectores hidrocarburífero, de construcción, eléctrico y otros. “Esto afecta a la industria nacional”.

El Gobierno ecuatoriano recurre a esta estrategia porque los requisitos para acceder a financiamiento con China son menos rigurosos en relación con organismos multilaterales, dijo Fernando Santos, exministro de Energía. El problema es que, a cambio, China establece intereses altos que generan un perjuicio al Fisco.

En contexto
China se involucró en el sector petrolero ecuatoriano desde el 2005, cuando entraron las primeras firmas a operar campos petroleros. A partir del 2009, la relación con esa nación asiática se amplió a través de financiamiento atado a la venta de crudo.

Fuente: El Comercio.com