Pagos atrasados de bonos de Venezuela y Pdvsa acumulan un total de $1.248 millones

420

Venezuela y Petróleos de Venezuela comenzaron el año 2018 con pagos atrasados del último trimestre de 2017 por un monto de $1.248,3 millones, por concepto de intereses de 11 bonos, según datos recopilados por la firma Caracas Capital Markets.

“La República, que aparentemente no paga un bono desde septiembre, se encuentra ahora en un “evento de incumplimiento” de seis bonos soberanos por un total de $619,4 millones en cupones y PDVSA está en un “evento de incumplimiento” en cinco bonos que totalizan $628,9 millones en cupones no cancelados dentro de los 30 días posteriores a la fecha de vencimiento”, indica el informe.

Estos atrasos ya son considerados en impago por agencias como S&P que ubica la deuda venezolana en default selectivo y los bonos rezagados en default. Sin embargo, los papeles se siguen negociando en mercado y ningún acreedor ha solicitado una aceleración de los pagos.

Por otra parte, otros dos bonos no fueron cancelados a la fecha de vencimiento de sus cupones y se encuentran en periodo de gracia. Se trata de los soberanos 2018 y 2020, por $35 millones y $45 millones, respectivamente.

Los únicos pagos concretados son los de Pdvsa que canceló los cupones de sus bonos 2037, 2027, 2017 y 2020, por $340,1 millones en total, así como las amortizaciones o pago de capital de los papeles 2017 y 2020, por un total de $1.963,2 millones.

“Si bien Venezuela no ha pagado ninguno de sus cupones soberanos desde septiembre, pagó con retraso las obligaciones petroleras restantes de Brady Bond de $74,3 millones a fines de octubre”, apunta Caracas Capital.

El gobierno y Pdvsa han anunciado que pagaron los cupones de algunos bonos, pero no hay conformación de que sus acreedores hayan recibido los fondos en sus cuentas. Es el caso de los soberanos 2019 y 2024 y de los Pdvsa 2022, 2026, 2024, 2021 y 2035.

Caracas Capital reitera su estimación que lanzó en noviembre, de que Venezuela declarará un default de su deuda soberana, pero no de Pdvsa.

Fuente: Banca y Negocios