El petróleo es vulnerable a una nueva depresión a pesar del aumento a 60 dólares

260

La industria petrolera de Europa vuelve a generar efectivo, incluso cuando el crudo languidece a la mitad del precio de hace tres años. Sin embargo, las empresas siguen siendo vulnerables a una nueva recesión.

Los tres principales de la región, Royal Dutch Shell Plc, Total SA y BP Plc, ahora pueden cubrir los gastos del flujo de caja con petróleo a 60 dólares el barril. Pero BP predice que los precios caerán este año, mientras que Shell habla de una visión “más baja para siempre”. Una nueva depresión podría poner en riesgo los dividendos, y los inversores lo saben.

Las acciones de energía fueron las de peor desempeño en el índice mundial MSCI en el año 2017, con las 89 compañías en la industria perdiendo más de $146 mil millones en valor de mercado. Los altos rendimientos de dividendos, una señal de que los accionistas temen un recorte en los pagos, han perseguido a los productores de petróleo, alejando a algunos inversores del sector.

“Para mucha gente, actualmente se encuentra en el cuadro ‘demasiado difícil’: muchas personas siguen siendo bajistas respecto de los precios del petróleo”, dijo Rohan Murphy, analista de Allianz Global Investors, que posee acciones de Shell, Total y BP. “Un comentario general que escucho es que el rendimiento está diciendo que el dividendo es insostenible y estas compañías realmente no pueden haber cambiado tanto”.

El rendimiento de los dividendos de Shell, el rendimiento anual dividido por el precio de las acciones, subió al más alto en más de un año a mediados pasado. Subió un 6.9 por ciento. El rendimiento de BP, que se ha mantenido cerca del 7 por ciento este año, cayó a 6.6 por ciento después de que la compañía dijo que puede cubrir los pagos con efectivo de las operaciones.

“El mercado está tratando de comprender la solidez de cada una de las empresas individuales en relación con el precio actual del petróleo”, dijo el director financiero de BP, Brian Gilvary, en una entrevista el año pasado. “El mercado está ligeramente preocupado por la sostenibilidad de todos los negocios”.

El índice de referencia Brent se cotiza a alrededor de $66 por barril, en comparación con más de $100 hace tres años. Gilvary dijo que los precios “retrocederán” hacia $50 a mediados de 2018 y que luego estarán “en algún lugar alrededor de $45 a $55” a final de año.

BP cubrió sus dividendos en efectivo y gastos de capital en la primera mitad del año pasado a $47 por barril. Shell también financió los pagos e inversiones de los accionistas fuera del flujo de caja y utilizó los fondos excedentes para reducir la deuda. Sin embargo, las acciones de ambas compañías cayeron en 2017 en aproximadamente 11 por ciento y 9 por ciento, respectivamente.

“En términos del precio de las acciones, con un rendimiento de dividendos del 7%, creo que el 7% es alto”, dijo el presidente ejecutivo de Shell, Ben Van Beurden, a los periodistas en Julio del año pasado “No porque el dividendo sea demasiado alto sino porque el precio de las acciones es demasiado bajo. “La eliminación del dividendo de acciones (o pago en acciones) será un catalizador para impulsar las acciones porque demostrará confianza, dijo.

En el segundo trimestre de 2017, las grandes compañías petroleras de Europa generaron fondos suficientes para cubrir el 91 por ciento de sus gastos de capital y dividendos, tanto en efectivo como en bonos, lo que demuestra que casi pudieron financiar pagos de accionistas con ingresos comerciales, según dijeron analistas de Goldman Sachs Group Inc. Eso les permitió dejar de pagar parte del dividendo en nuevas acciones.

Las compañías petroleras de la región, todas las cuales realizaron recortes de costos en medio del colapso del crudo, han señalado un retorno al crecimiento con ganancias superiores a las expectativas de los analistas. Shell generó casi la misma cantidad de efectivo de las operaciones  que cuando el crudo estaba por encima de los $ 100. Aún así, muchos confían en las disposiciones para liberar fondos. BP se ha visto obligado a vender miles de millones de dólares en activos para pagar multas luego del derrame de petróleo del Golfo de México en 2010.

El pasado año la empresa del Reino Unido informó de una deuda neta de casi $40 mil millones, pero dijo que la disminución de los pagos por el derrame, los nuevos proyectos y un efectivo más sólido ayudarán a aumentar sus acciones.

“La hoja de balance de BP tiene una capacidad decreciente para sostener un declive en el precio del petróleo a corto plazo, enfatizando la necesidad de la entrega oportuna de los inicios del proyecto y el progreso de desinversión, según información de Bloomberg.

Con los precios del crudo cayendo un 9 por ciento en promedio durante los tres primeros trimestres, todas las grandes petroleras mantuvieron un control estricto sobre el gasto, incluso cuando las adquisiciones comenzaron a volver.

“Es un entorno difícil y podría seguir así por un tiempo”, dijo Bob Dudley, jefe de BP. “Pensando en un promedio de $50 de precio de petróleo para los próximos cinco años son los números que vamos a utilizar en este momento, y mantener la disciplina al respecto. Eso reducirá aún más las estructuras de costos en la industria “.