Bolivia promulga leyes para la exploración y explotación de campos

790

El presidente Evo Morales promulgó dos leyes para la exploración y explotación de los campos San Telmo y Astillero, en un acto desarrollado en el municipio de Bermejo del departamento de Tarija.

“Con estas normas que estamos aprobando para San Telmo, el hermano Ministro (Luis Sánchez) me informa que habrá una inversión de US$193 millones  para la exploración; en Astillero US$489 millones de inversión, total cerca a los US$700 millones en esta región del departamento de Tarija”, informó en acto público.

Morales pidió a las comunidades y sus dirigentes no poner trabas para que las empresas puedan empezar a la brevedad posible los trabajos para que la economía de Bolivia siga creciendo y en particular la de Bermejo y Tarija.

“De acuerdo a los estudios San Telmo tiene 1,08 de trillones de pies cúbicos (TCF), si nos va bien al 2021 se estima una producción de 5,5 millones de metros cúbicos día. En Astillero de acuerdo a los estudios se estima 1 TCF, al 2021 una producción de 3,5 millones de metros cúbicos día, es la meta que tenemos de acuerdo a los estudios”, agregó.

Los campos San Telmo Norte y Astillero, ubicados en el departamento de Tarija, fueron concedidas a Petrobras, que también tienen como socios a las subsidiarias de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB): Chaco y Andina.

El área Astillero se encuentra ubicado entre las provincias Gran Chaco y Arce del departamento de Tarija, al sur del área Iñuguazu, al este del anticlinal Churumas y oeste del anticlinal San Pedrito, y tiene una extensión de 21.093,75 hectáreas.

El área San Telmo se encuentra entre las provincias O’Connor, Gran Chaco y Arce del departamento de Tarija, ubicada geográficamente al norte del límite con la República de Argentina, al oeste del área Iñiguazu, y los campos Churuma y Bermejo, y tiene una extensión de 95.250 hectáreas.

Para ambos casos, los contratos firmados en Diciembre de 2017 establecen las inversiones y los riesgos que serán cubiertos por las empresas YPFB Chaco y Petrobras Bolivia. En caso de no existir producción regular comercial, éstas no recibirán compensación económica alguna. Asimismo, los contratos remarcan que el Estado boliviano es propietario de los recursos naturales.

Asimismo se establece, según las proyecciones de explotación de los dos campos, que los recursos con los que se beneficiaría el país boliviano superarían los 5.139 millones de dólares en los 40 años de trabajo de las dos empresas, tiempo estipulado en los contratos de servicios petroleros.

Por su lado, el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, afirmó que las dos áreas se sobreponen a la reserva de Tariquia, pero que la afectación será mínima.

“Estas áreas se sobreponen a Tariquia, que es un área reservada, pero la afectación sería el 0,014% de la porción de toda lo que es Tariquia, es decir casi nada”, afirmó.