Cinco proyectos energéticos dejan un saldo en contra para Ecuador

543

Imagen cortesía de El Comercio.com

‘En cinco años estaremos aquí para inaugurar tremenda refinería”, pronunció el 15 de julio del 2008 el entonces presidente venezolano, Hugo Chávez, en una visita a Manabí para ver el complejo refinador del Pacífico.

Ecuador y Venezuela ratificaron, en ese encuentro, ambiciosos proyectos conjuntos, pero casi 10 años después los resultados no han sido los que se esperaban.

La exploración de gas en el Golfo de Guayaquil, por parte de Pdvsa, no tuvo éxito.

Para la Refinería del Pacífico y el incremento de la producción petrolera del campo Sacha se crearon empresas mixtas, las cuales se liquidarán. Mientras que la Gran Nacional Minera está registrada como inactiva.

La participación de Petroecuador en la exploración de la Faja del Orinoco, en Venezuela, tampoco se concretó.

Pdvsa incumplió la inversión

En septiembre del 2009 fue creada la empresa mixta Río Napo, con una participación de 70% por Petroecuador y 30% por la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), para operar el campo Sacha. La meta fue incrementar su producción.

En el 2010, la producción fue de 50 673 barriles diarios de petróleo en promedio y para el 2011 cayó a 49 520. Esto llevó a la firma de un nuevo contrato por 15 años.

Las inversiones por parte de Río Napo alcanzaron los USD 1 268 millones. “De ese monto, le correspondió el 30% a Pdvsa Ecuador”, señaló el Ministerio de Hidrocarburos. La empresa venezolana debía aportar un monto adicional por USD 94,2 millones que, según un informe de auditoría emitido en el 2017 por la Agencia de Regulación y Control Hidrocarburífero no realizó.

En el 2013, año en que Petroecuador traspasó sus acciones a Petroamazonas, se alcanzó un incremento de la producción gracias al hallazgo de nuevas reservas. La producción actual es de 66 200 barriles diarios.

En el 2016, Río Napo entró en proceso de liquidación, por disposición de la Superintendencia de Compañías.

En un informe de Contraloría del 2017 evidenciaron deficiencias en la administración de recursos en Campo Sacha y falta de supervisión en el cumplimiento de las actividades.

Ecuador no entró a la zona del Orinoco

En la I Cumbre Energética, en abril del 2007, en Margarita (Venezuela), los presidentes Rafael Correa y Hugo Chávez acordaron que la empresa venezolana Pdvsa participara en el campo ITT de Ecuador, y, por su parte, Petroecuador estuviera en la exploración de crudo en el bloque Ayacucho 5, en la franja del Orinoco.

Pero 11 años después, Petroamazonas, que asumió las fases de exploración y explotación petrolera de Petroecuador, no cuenta con operaciones en esa zona. Pdvsa tampoco entró al ITT. “Petroamazonas es la única titular y responsable de la operación de este campo (ITT)”, sostuvo el Ministerio de Hidrocarburos.

Para René Ortiz, exsecretario General de la OPEP, el compromiso no se cumplió porque la oferta que le hizo Pdvsa a Petroecuador fue “insignificante”: una participación del 5% en el Orinoco. Para el analista petrolero Luis Calero, lo que ocurrió allí fue una falta de decisión política del Gobierno ecuatoriano “de hacer cumplir a Venezuela una obligación asumida en un convenio”.

Refinería sin financiamiento

La empresa mixta Refinería del Pacífico se constituyó en el 2008 con el 51% de Petroecuador y 49% de Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

El capital accionario aportado por la firma local es de USD 236 millones y el de Pdvsa de USD 227 millones, según la Superintendencia de Compañías.

El Gobierno anterior estimó la obra en USD 15 000 millones y esperaba inaugurarla en el 2013. Pero aún se busca un inversionista privado para el financiamiento del proyecto, ahora denominado Refinería de Manabí.

Según un informe de Contraloría, en el 2012 y 2013 la petrolera venezolana no realizó los desembolsos que le correspondían de USD 227,48 millones, de acuerdo con el presupuesto anual de inversiones. Según otro informe interno de la firma ecuatoriana, Pdvsa también incumplió en el 2014.

Hasta marzo del 2015 se invirtieron USD 1 200 millones (sin impuestos), de los cuales 81% fue desembolsado por Petroecuador, el resto por Pdvsa.

Tras hallar inconsistencias, Petroecuador dijo que realiza un balance a las cuentas de la Refinería.

La entrada de un nuevo inversionista implicará la salida de Venezuela. La inversión referencial del proyecto ahora es de USD 5 000 millones. El Gobierno iniciará un proceso de liquidación de la empresa mixta.

Gran Nacional Minera, inactiva

La Gran Nacional Minera Mariscal Sucre es una empresa de economía mixta conformada en el 2010 por la Empresa Nacional Minera de Ecuador (51%) y CVG Minerven de Venezuela (49%).

De acuerdo con la página de la compañía, el capital proviene de un fondo entre ambas naciones. En el 2010 recibió las concesiones de El Reventador en Sucumbíos, y del proyecto Mompiche, en Esmeraldas.

Según la Superintendencia de Compañías, la Gran Nacional Minera se encuentra inactiva; esto quiere decir que la entidad cierra su actividad económica sin proceder a su disolución. Sin embargo, según Gil Benítez, analista de Publicidad de la empresa, aún está en funcionamiento.

Exploración de gas sin resultado ​

En el 2009 comenzó la exploración de gas natural en la isla Puná, a cargo de Pdvsa Exploración. La empresa entró a operar tras una adjudicación sin licitación de un contrato de “exploración a riesgo”, basado en una alianza estratégica. ​

Un año después, esta no tuvo resultados. El primer pozo no registró cantidades comerciales de gas.

En el 2011 se inició una nueva búsqueda de gas en el golfo de Guayaquil, en el bloque 4, que tampoco fue exitosa. Para estas tareas se requieren previamente estudios de sísmica 3D, pero no se hicieron, lo cual fue corroborado por el Ministerio de Hidrocarburos.

La inversión fue de USD 38 millones, que asumió Pdvsa Exploración.

El comercio.com