Ecopetrol logra controlar derrame de petróleo del pozo La Lizama 158

563

Cumplidos 15 días de la emergencia ambiental provocada por la emanación de crudo del pozo La Lizama 158, propiedad de Ecopetrol, sobre arroyos que fluyen por el departamento de Santander, este sábado, el presidente de la compañía, Felipe Bayón, aseguró que –debido a los trabajos de contención y asistencia– la emanación de petróleo ha sido controlada.

De acuerdo con el funcionario, desde este viernes a las 6:30 p.m. el afloramiento y el pozo Lisama 158 dejaron de fluir, y ya no se reportan emanaciones desde el afloramiento.

“Creemos que el pozo está sellado, eso quiere decir que ya no están más hidrocarburos saliendo del pozo. Seguimos con el trabajo de contención para sellar definitivamente el pozo”, explicó.

La compañía indicó que se trabaja para restablecer las condiciones ambientales y sociales en la zona. “Es nuestro compromiso y vamos a invertir los recursos humanos, financieros y tecnológicos que sean necesarios”, señaló Ecopetrol.

Lo dicho por el presidente de la petrolera contrasta con la advertencia que lanzó a alcaldesa encargada del municipio de Barrancabermeja, Francy Álvarez, quien aseguró que el cráter de la emanación de crudo “cada vez es más grande”.

Álvarez aseguró a periodistas que la situación es preocupante, especialmente porque el equipo técnico de la Alcaldía de ese municipio, donde está ubicado el pozo La Lizama, en el que ocurrió el derrame, advirtió que puede suceder “un desplome o una inestabilidad mucho más grande del terreno”.

“Aquí hacemos el llamado al Gobierno Nacional, especialmente al ministro de Minas y Energía (Germán Arce), el cual no ha hecho presencia en nuestro territorio y sin embargo, consideramos que es la entidad competente en todo este tema de hidrocarburos, al igual que la ANH (Agencia Nacional de Hidrocarburos)”, agregó la alcaldesa.

El vertido de 550 barriles de crudo comenzó en el pozo La Lizama 158, de la estatal Ecopetrol, y ha causado una gran mancha de petróleo que en un principio se extendió por dos quebradas, La Lizama y Caño Muerto, dejando a su paso miles de animales muertos, la mayoría de ellos peces.

El crudo cayó entre el 12 y el 15 de marzo, fechas desde las que no ha habido más derrames, según la compañía estatal.

Ecopetrol manifestó que el miércoles llegó al país una unidad estadounidense de “snubbing”, que “permite intervenir pozos en condiciones de alta presión”.

El jefe del departamento de Completamiento de la Vicepresidencia de Desarrollo y Producción de Ecopetrol, Édgar Mora, aseguró que la unidad tiene como objetivo “contribuir con el proceso de identificación de las causas que generan la sobrepresión en el pozo” para “llegar a la etapa final” que permita sellarlo.

Al respecto, Álvarez pidió a las autoridades gubernamentales hacer un “seguimiento constante de las operaciones que vienen realizando allí” y se pueda establecer que el uso de esta unidad “sea realmente la acción que deban de realizar”.

La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) ordenó este martes el inicio de un proceso de sanción contra Ecopetrol por no haber “informado oportunamente” sobre el afloramiento de petróleo.

La decisión fue tomada por no haber activado un “plan de contingencia, ni ejecutado y controlado la emergencia”, ocurrida desde el pasado 2 de marzo en el predio “Palmas de Colombia”, que hace parte de Barrancabermeja.

Otro de los argumentos para iniciar el proceso fue que el derrame afectó las dos quebradas en un área de 24 kilómetros, así como 20 del río Sogamoso, además de haber generado la muerte de diferentes especies de animales y plantas en la zona.

América Economía