Ecopetrol paró el derrame en Barrancabermeja pero aún no explica las causas

429

A pesar de que desde el 30 de Marzo Ecopetrol informó que pudo detener el derrame del pozo La Lisama en el corregimiento de La Fortuna del municipio de Barrancabermeja, aún el país desconoce las causas que originares dicho derrame, y mucho menos saben si esto puede volver a repetirse.

Felipe Bayón, presidente de la petrolera Ecopetrol, asegura que para tener la información concreta y exacta se necesitarán entre dos y cuatro semanas, periodo en el cual la maquinaria Snubbing Unit, traída desde Estados Unidos y que funciona bajo presión, entrará en el pozo para tomar muestras que permitan identificar qué originó el gran afloramiento de petróleo, lodo y agua a solo 220 metros del pozo Lizama 158.

Se espera que las operaciones de la maquinaria, que permitirán llegar al anhelado fin de la tragedia, comiencen a finales de esta semana. “Ya está armado el 50% del Snubbing. Una maquinaria que pesa más de 100 toneladas”, agregó Bayón.

La compañía petrolera asegura que el hecho de que ya sean cinco días sin nuevos brotes de petróleo es positivo para todas las labores de contingencia pero solo se estará fuera de peligro una vez que el pozo quede sellado y abandonado definitivamente. “Todavía estamos en manejo de emergencia”, enfatizó el presidente de Ecopetrol.

La contaminación de la quebrada La Lizama, caño Muerto y el río Sogamoso, tributario del Magdalena (el río más importante de Colombia), ha generado plantones y diversas protestas pidiendo la renuncia de diversos funcionarios públicos, entre ellos el ministro de Ambiente Luis Gilberto Murillo.

Durante todos los días del derrame afloraron por lo menos 16 000 barriles diarios de fluidos entre crudo, lodo y agua. Lo que uno no se explica es cómo un pozo que no estaba siendo explotado desde hace más de un año, debido a que su producción había disminuido y ya no era rentable, de un momento a otro contó con una presión tal que llevó a que el petróleo saliera a superficie en una zona fuera del pozo.

Una de las hipótesis que ha cobrado más fuerza es la relacionada con la presión que las aguas de la represa Hidrosogamoso, la cual lleva menos de tres años de ser inaugurada, estarían ejerciendo en el subsuelo. Esta hidroeléctrica está ubicada a solo 16 kilómetros del pozo Lizama 158. Según la Sociedad Santandereana de Geotecnia (SSG) “la infiltración de agua y el peso del embalse podrían estar generando sobrepresiones en el agua subterránea en toda la región al oeste de la represa. De acuerdo con esta hipótesis planteada es probable que se presenten nuevos eventos de sobrepresión en los pozos cercanos”, indica un informe de la entidad.

La hipótesis de la Sociedad Santandereana de Geotecnia (SSG) es una de las que más fuerza ha tomado. Foto: Informe SSG.
La hipótesis de la Sociedad Santandereana de Geotecnia (SSG) es una de las que más fuerza ha tomado. Foto: Informe SSG.

Para Robledo esto podría tener sentido pues de cierta forma explicaría “de dónde salió la presión para que cerca de un pozo que supuestamente ya no producía crudo, surgiera entre el 12 y el 15 de marzo un chorro que alcanzó casi los 10 metros de altura”. Sin embargo, es una hipótesis que aún no se puede confirmar.

Son muchas las preocupaciones de diversos sectores, pero sólo en las próximas semanas en cuando tal vez se sepa que ocasionó el derrame y cuales serán los planes a ejecutar para señarlo definitivamente y evitar que esto pueda volverse a repetir.