Panamá inaugura primer planta de gas natural en Centroamérica

725

La primera planta de generación de energía a base de gas natural licuado (GNL) de Centroamérica, propiedad de una subsidiaria de la estadounidense AES y con un costo de 1.150 millones de dólares, será inaugurada este viernes en Panamá.

En el acto inaugural estará el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela; el secretario asistente de energía fósil de EEUU, Steven Winberg; así como altos directivos de AES, de acuerdo con la información de la empresa y de la Embajada estadounidense en Panamá.

La planta, con capacidad instalada de 381 megavatios, comenzó meses atrás “las pruebas que han sido exitosas, confirmando así que todo está casi listo para su inauguración”, dijo en mayo pasado el presidente de AES en Panamá, Miguel Bolinaga.

“AES Colón contribuirá a posicionar a Panamá como hub de distribución de gas natural, sumando una importante infraestructura, como la terminal y el tanque de almacenamiento, a las ventajas logísticas de transporte terrestre y marítimo que ya ofrece el país debido a su posición geográfica”, destacó entonces el alto ejecutivo.

La empresa ha dicho que la primera etapa del proyecto es la planta de generación eléctrica, que será inaugurada este viernes.

La segunda etapa es el tanque de almacenamiento de gas natural licuado de 180.000 metros cúbicos, “que iniciará operaciones a mediados del próximo año y actualmente tiene un 82 por ciento de avance”, dijo en mayo pasado AES.

AES Colón precisó que 75% de la capacidad del tanque de almacenamiento de GNL del proyecto estará disponible para el uso de terceros y el 25% restante se usará para la planta de generación.

AES Colón ha dicho que durante el proceso de construcción, el proyecto generó en la fase de mayor actividad más de 2.500 empleos, entre directos e indirectos, en la provincia de Colón, en el litoral Caribe de Panamá y a unos 80 kilómetros de la capital.

AES Panamá es una empresa de capital mixto en la que el Estado panameño acapara el 50,5 por ciento accionarial.

El Estado panameño ha puesto en marcha un plan de diversificación de la matriz energética que ha incluido al gas natural como nueva fuente, suplementaria a la hídrica, de la que actualmente proviene más de 50% de la energía que se produce en Panamá, y los hidrocarburos como el bunker y el diésel (40%).

Con información de EFE