López Obrador atacó a petrolera Pemex por compra de petróleo ligero a EE.UU.

604

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, cargó este martes contra la petrolera estatal Pemex por la compra de varios cargamentos de crudo ligero estadounidense para suplir a su principal refinería, en medio de niveles mínimos de producción y procesamiento de hidrocarburos.

Las compañías involucradas informaron este lunes que la estadounidense Phillips 66 resultó adjudicada con una oferta para suministrar a Pemex al menos cuatro cargamentos de crudo Bakken en noviembre, en lo que constituirá la primera importación de petróleo de México en más de una década.

“El anuncio de que Pemex contrató la compra de un millón 400.000 barriles de petróleo al extranjero es una muestra más del gran fracaso de la política económica neoliberal o neoporfirista de los últimos 30 años”, dijo el político, quien asumirá la presidencia el 1 de diciembre, en su cuenta de Twitter.

El tema de las importaciones parece estar dividiendo opiniones entre los colaboradores del área de energía de López Obrador, popularmente conocido por su acrónimo AMLO.

Abel Hibert, uno de sus principales asesores, dijo a principios de mes que las importaciones de crudo podrían continuar una vez que el presidente electo asuma el cargo como una forma de aumentar los niveles de procesamiento en las refinerías de México.

“Creo que Pemex tiene una buena razón para hacerlo dadas las circunstancias del mercado”, sostuvo según versiones de prensa.

La producción de hidrocarburos de Pemex ha caído a niveles mínimos en décadas debido a la declinación natural de varios yacimientos así como la falta de inversiones en años recientes por la caída internacional de los precios del crudo.

AMLO ha dicho que bajo su mandato Pemex dejará de exportar crudo para que sea procesado localmente en las seis refinerías con las que cuenta la petrolera para, a su vez, minimizar la importación de las ingentes cantidades de gasolinas y diesel que requiere el país.

El próximo mandatario criticó el fin de semana a la agencia Fitch Rating por haber cambiado su perspectiva a negativa desde estable del pronóstico de Pemex, aunque ratificó su calificación de las notas de deuda ‘BBB+’ y ‘AAA(mex)’, citando la incertidumbre sobre el estrategia de negocio de la petrolera en el futuro.

AMLO dijo que Fitch Rating apoyó la reforma energética impulsada y aprobada durante el actual gobierno, la cual aseguró es un “rotundo fracaso”.

El político ha dicho que al final de su sexenio México estará produciendo 2,6 millones de barriles por día (bpd) de crudo, muy por encima de los 1,8 millones de bpd en la actualidad. Además ha afirmado que hacia la mitad de su período tendrá lista una nueva refinería para producir combustibles para el mercado interno.

Con información de Reuters