México tiene 536 áreas con potencial petrolero para licitaciones futuras

536

El Plan Quinquenal de la Secretaría de Energía, actualizado en septiembre del 2018, aún contempla 536 áreas con potencial petrolero en una superficie de 262.000 kilómetros cuadrados en territorio mexicano, en caso de que decidan licitarse en el próximo sexenio, luego de las declaraciones del asesor económico de Andrés Manuel López Obrador, Abel Hibert.

Frente a empresarios tanto en Monterrey como en la Ciudad de México, Hibert confirmó que no se revisarán los 107 contratos de exploración y producción de hidrocarburos ya adjudicados en las rondas anteriores, y que incluso pretenden continuar por lo menos con los farmouts para asociaciones entre Petróleos Mexicanos (Pemex) y empresas privadas. Además, no se han cancelado las licitaciones 3.2 (para 37 contratos de licencia en campos terrestres convencionales) y 3.3 (para nueve contratos de licencia en áreas no convencionales), cuya apertura de propuestas está prevista para el 14 de febrero del 2019.

Por tanto, de las 536 áreas que la Secretaría de Energía con apoyo técnico de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y la opinión de la industria propone para licitaciones en los siguientes cinco años, 127 corresponden a recursos convencionales, 112 a aguas someras del litoral mexicano, 185 serán recursos no convencionales o shale (cuya extracción se realiza a través de la polémica técnica de fractura hidráulica de las rocas lutíferas en pozos horizontales o fracking), y 112 áreas más están en  aguas profundas del Golfo de México.

En términos de recursos prospectivos, las áreas por adjudicarse todavía contienen 43.300 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, que representa 1.8 veces las reservas totales del país. Como recurso remanente en las áreas hay 38.200 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, o 1.6 veces las reservas totales ya certificadas del país.

Conforme a la Ley de Hidrocarburos, la Secretaría de Energía debe presentar cada año y actualizar conforme crea conveniente un documento que sienta una base para la definición de las licitaciones a realizarse en un horizonte de cinco años, con el objetivo de incentivar la inversión en el sector petrolero, coordinar objetivos del sector industrial con la política energética, incrementar el conocimiento del subsuelo, la tasa de restitución de reservas y la plataforma de producción y ampliar la capacidad del Estado en exploración y extracción de hidrocarburos.

En la última actualización del Plan Quinquenal, se recuerda además que Pemex ha presentado 19 solicitudes para la migración de asignaciones a contratos, de las cuales seis han sido procedentes. De éstos, se adjudicaron cuatro contratos: tres migraciones con socio a través de licitaciones —Trión, Cárdenas-Mora y Ogarrio— junto con la migración sin socio en Ek-Balam. Además, la licitación de la migración Nobilis-Maximino fue cancelada y la licitación de la migración de Ayin-Batsil resultó desierta.

Según la Secretaría de Energía, Pemex ya desistió respecto a las seis solicitudes de migración: Rodador; Samaria; Bacab-Ku-Lum-Maloob-Zaap; Sinán-Bolontikú; Kunah-Piklis y Ayatsil-Tekel-Utsil, a fin de asegurar el estudio de la procedencia de la migración y obtener mayor información técnica para garantizar el mejor rendimiento para el Estado.

Con información de El Economista de México